ECONOMÍA

Opinión: Nuevo Proyecto de Ley, ¿Fuerza laboral gratuita?

Fuente: Diario la Region

El ‘Por qué’ del Proyecto de Ley

El día de ayer la Comisión Permanente del Congreso aprobó el Proyecto de Ley “Experiencias formativas en situaciones reales de trabajo”. Esta nueva modalidad formativa se dirige a los estudiantes de los Centros de Educación Técnico-Productiva y de Institutos de Educación Superior Tecnológicos. El fin es que complementen con práctica, su educación. Así, se definió que la jornada formativa tendrá un máximo de 4 horas al día o 20 horas a la semana, durante un plazo máximo de 3 años.

Al principio todo suena bonito, ¿entonces cuál es la crítica? Pues, según el proyecto, los estudiantes que decidan practicar en cualquier empresa no recibirán remuneración económica alguna. La justificación gira en torno a la frase de “igualar las condiciones de los alumnos de educación superior”. Es así como la congresista Rosa Bartra, autora de dicho proyecto, defiende esta propuesta. La fujimorista afirmó que lo único que realizarán los estudiantes es aprender en una situación real de trabajo, pese a que no habrá una subvención de por medio.

Fallas y críticas

  • Empresas tendrán fuerza laboral gratuita

Según Bartra, los institutos, sobre todo los estatales, carecen de infraestructura necesaria para un desarrollo profesional del estudiante. Pues, por un lado, es cierto que algunos no cuentan con equipamiento óptimo que les ayude a ellos a desarrollar mejor sus habilidades. Pero, por el otro, eso no justifica que al darles la oportunidad de realizar sus prácticas no reciban ingreso. Lo que la congresista propone no es totalmente un convenio. Un convenio es un acuerdo de voluntades entre dos o más personas o instituciones, con el fin de que ambos se beneficien. ¿Qué pasará con aquellos estudiantes que al no encontrar ofertas laborales suficientes y con la expectativa de encontrar un trabajo, opten por esta modalidad y por practicar part time durante prácticamente toda su carrera…y gratis? Porque recordemos que estas carreras duran 3 años (lo mismo que el límite del plazo). Entonces, el empleador, al terminar el ‘convenio’ puede verse manejado por incentivos perversos, no contratarlo y solicitar otro practicante; lo cual le sale totalmente gratis.

  • No habría control en caso de horas extras

Si bien se define que el tiempo de duración no podrá exceder de un total de 448 horas distribuidas en un periodo máximo de 3  años, Bartra no detalló qué otros mecanismos de control se implementarían. Pues en la norma no se define ¿qué pasa si al practicante le piden horas extras? ¿Qué mecanismos de control prevé en caso que alguna empresa se exceda en el tope de horas? ¿Quién será el supervisor?

  • No es completamente formativo, sino también laboral

Es increíble que uno de los miembros del Consejo Nacional de Eduación (CNE), María León, muestre una postura que parece apoyar este proyecto: “Si el alumno quiere, puede tomarlo”, señaló. Además, tomó como ejemplo las pasantías sin subvención de programas sociales. Es decir, está comparando un “voluntariado social” que no es núcleo de una formación profesional, con el inicio de inserción en el mercado de trabajo, como lo son las prácticas.

“No se puede confundir lo laboral con lo formativo. La nueva modalidad es meramente formativa y está amarrada con cada contenido que se configure en las entidades educativas”, señaló Bartra. Eso es inconsistente, pues como su nombre lo indica, la iniciativa se refiere a situaciones reales de trabajo. En algún punto se comenzará a generar un beneficio para la empresa y eso requiere remuneración por parte de ésta. Lo cual se relaciona con el siguiente punto.

  • Totalmente discriminatorio

A los universitarios por sus prácticas se les paga, pero a los que siguen carreras técnicas no. Si el objetivo es dinamizar la demanda laboral de éstos últimos e igualar las condiciones entre ambos (Ver gráfico), pues hay otras maneras de hacerlo, como la que señalo al final de éste artículo.

Elaboración Propia. Fuente: INEI

No por proponer algo, se propondrá cualquier cosa

Opino que lo que se busca es correcto, pero que los medios no son los adecuados. Si lo que se desea es promover la demanda laboral de estudiantes con carreras técnicas por parte de las empresas, pues se pondría empezar por proponer convenios específicos entre empresas e institutos, con el fin de que por un tiempo considerable (6 meses o 1 año), ellos lleven cursos especializados que agreguen valor profesional. Y que al término de éste, haya proceso de selección entre los estudiantes por plazas en la empresa.

Estoy de acuerdo con el objetivo, pero no con la propuesta planteada. Esto no muestra progreso con respecto a la reforma laboral que necesita el país.

Stacy Arciniega
Economista de profesión, personal shopper por afición. Me gusta saber de todo un poco. Actualmente soy Candidata al CFA Exam Level 2 con miras de terminar la certificación. Lema: “Andemos por fe, no por vista”.
Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

To Top