ECONOMÍA

Opinión: La mala regulación

Fuente: Radio Nacional

Hace poco menos de un año, los 130 congresistas prestaron juramento al cargo. En estos casi doce meses, nos han tenido acostumbrados a frases muy poco afortunadas: desde sostener que la enfermedad de Alzheimer “se da en aquellas personas que estudiaron y leyeron mucho”, hasta afirmar que la prueba PISA es un psicosocial “porque justo sale para defender al ministro”. Sin embargo, parece que la ligereza es una característica de nuestros congresistas que no se limita a sus intervenciones orales, sino que también se extiende a sus propuestas legislativas.

Según el reglamento del Congreso, todo proyecto de ley debe contener un análisis costo-beneficio. No obstante, para muchos congresistas este estudio minucioso se limita a unas pocas líneas que, por lo general, repiten que la norma propuesta “no genera gastos al Estado”. Así, cuando se hacen y rehacen regulaciones se ignoran los verdaderos costos que estas suponen.

Por ejemplo, en el 2014, un “brillante” congresista propuso obligar a todas las entidades públicas y privadas a ofrecer puntos inalámbricos de conexión a Internet de libre acceso al público. En la sección del análisis costo-beneficio, el proyecto de ley menciona, vaya sorpresa, que este “no genera un gasto para el Erario nacional” [1], como si este fuera el único costo relevante. Se ignora, por lo tanto, el gasto del Estado y de las empresas por la instalación de routers inalámbricos, el costo por fiscalizar el cumplimiento de esta nueva regulación y el costo de oportunidad del empleo de estos recursos.

Incluso cuando los congresistas modifican una ley para “mejorarla” crean nuevos costos sin reconocerlos. Recientemente, el Congreso aprobó por unanimidad un proyecto de ley que propone modificar los artículos 24 y 152 del Código de Protección y Defensa del Consumidor. En resumen, los principales cambios implican la reducción de 30 a 15 días del plazo que tienen las empresas para responder a un reclamo y la obligatoriedad de remitir una copia del mismo a Indecopi en un plazo de siete días desde su solución –anteriormente se debían presentar los libros de reclamaciones solo cuando estos eran requeridos por Indecopi–.

Este proyecto de ley fue producto de la unión de dos propuestas presentadas por los congresistas Yonhy Lescano (Acción Popular) y Juan Carlos Gonzales (Fuerza Popular). Como no debería sorprendernos, ambos documentos mencionan únicamente en el análisis costo-beneficio que no se generarán gastos al Estado. ¿Es cierto esto?

En primer lugar, Indecopi ha calculado que tendría que contratar a 10,000 empleados e invertir S/410 millones (once veces el actual presupuesto asignado al Sistema de Protección al Consumidor) para poder supervisar y fiscalizar la observancia de esta regulación y, de ser necesario, sancionar su incumplimiento. Además, ¿no sería mejor destinar estos recursos a otras funciones de Indecopi? Por ejemplo, la identificación de carteles y otras prácticas anticompetitivas. Por otro lado, este análisis ignora el costo para los privados de cumplir con esta nueva regulación. Así, las empresas tendrán que incurrir en mayores gastos para solucionar todos los reclamos en un menor plazo y destinar tiempo a reportar cada uno de ellos a Indecopi. Esto, sin lugar a dudas, les resta eficiencia.

Este proyecto de ley ha sido observado por el Poder Ejecutivo y ha regresado a la Comisión de Defensa del Consumidor para su revisión, lo que demandará tiempo y recursos que no serán destinados a la discusión de otras propuestas, esperamos, más serias.

[1] Erario: conjunto de bienes públicos de un estado, una provincia o un municipio

Luis Cerro
Estudia Economía en la Universidad del Pacífico y trabaja en el área de Estudios Económicos de Apoyo Consultoría. Tiene experiencia en consultoría, inversiones y periodismo económico. Miembro del equipo ganador de la fase local del CFA Research Challenge 2017. Ha participado en Modelos de Naciones Unidas en Australia y Estados Unidos como miembro del equipo Peruvian Universities. Interés en política y economía internacional. Le gusta viajar, leer y el buen café.
Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...
To Top