ECONOMÍA

Opinión: Irracionalidad, el amor no puede tener precio

Internet

En la economía, hay bienes que no tienen un precio determinado. Por ejemplo: ¿cuánto le pagarías a tus amigos por su amor?. Según el reconocido economista del comportamiento Dan Ariely, no importa que tan alto sea el monto, posiblemente no aceptarían tu dinero y te dejarían de hablar.

¿Por qué el amor no se puede vender en el mercado?

Porque el valor de las normas sociales es incalculable, colocarle un precio podría entenderse como una ofensa. Un ejemplo claro es el mercado del sexo. Si lo analizamos bajo las reglas del mercado, existe todo un mundo de pornografía y prostitución. Pero, si el enfoque es social, pagarlo ocasionaría un sinfín de odio mutuo porque sería trabajo, en lugar de placer.

Por lo tanto, muchas veces realizamos acciones que nos hacen felices sin esperar algo a cambio. Esto contradice al dicho “Si eres bueno en algo, jamás lo hagas gratis”. No obstante, muchas veces el colocar un precio a una acción genera ineficiencia. Para demostrarlo, Ariely realizó el siguiente experimento:

El experimento consistió en pagar determinada cantidad a los participantes para dibujar círculos en la computadora. El resultado muestra que el mejor rendimiento lo tuvieron quienes lo realizaron sin pago previo. Esto se debe a que al hacerlo gratis, no existen parámetros de rendimientos; caso contrario, nos sujetamos relativamente al pago.

En caso se aplicara la prueba con regalos como los costos mostrados, la cantidad promedio de círculos era similar. Pero, si se mencionaba el valor del obsequio, se obtenía el mismo reporte del gráfico.

Entonces esto explica el amor de nuestros padres, el apoyo incondicional de los verdaderos amigos y la ayuda que se brinda en las labores sociales. Cuando disfrutas realizar una acción, no hay precio que podrá pagarlo. Por lo tanto, se puede afirmar las legendarias frases del cineasta Woody Allen: “El sexo más caro es el gratis”.

Willy Mak
Futuro economista, enfocado en la gestión de los recursos naturales. Adicto al multitasking y al psicoanálisis. Detesta el chifa, pero ama la comida china.
1 Comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...

1 Comment

  1. Erika Luna

    Mayo 30, 2019 at 9:34 pm

    interesante el amor no tiene precio ya que es un valor subjetivo

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

To Top