ECONOMÍA

No nos olvidemos de nuestros docentes

Fuente: MINEDU

Cuando pienso en las y los docentes del Perú, evoco una serie de experiencias que representan, en parte, la heterogénea y compleja situación de la carrera docente en el país.

Pienso, por ejemplo, en un maestro Bora de Pucallpa, que domina 8 idiomas y que comparte su auténtica pasión por la educación con estudiantes de las zonas más alejadas de la Amazonía peruana. En el otro extremo, pienso en los docentes involucrados en casos de violencia física y sexual contra niños y niñas en las escuelas. No obstante, en promedio, pienso en una amplia gama de docentes que, con mayor o menor compromiso, más o menos capacidades, hacen lo posible por educar con los pocos recursos que tienen.

Fuente: Unicef

En todo caso, no me queda duda de que la profesión docente es (o debería ser) una de las más importantes en cualquier sociedad. Sobre esto, Alberto Vergara en su libro Ciudadanos Sin República, resalta que: “los maestros y maestras del Perú son unos héroes frente al desprecio que sienten por ellos el Estado y su clase política, y frente a la abulia y el desinterés de la opinión pública”. No sé si todos son héroes, pero es innegable que la carrera docente ha sido descuidada durante muchos años.

¿Qué dicen los estudios más recientes sobre la carrera docente en el Perú?

 El reporte Estado de la Educación en el Perú (2017) de GRADE resalta cinco conclusiones principales sobre los docentes:

  1. Existe un desbalance entre la cantidad de docentes nombrados y contratados. Al incrementar la exigencia académica (evaluaciones) para entrar a la carrera magisterial, las vacantes de nombramiento no son cubiertas, y se recurre a contrataciones anuales de docentes que, usualmente, no superan las evaluaciones de nombramiento.
  2. Hay un déficit de docentes de educación inicial que viene siendo cubierto por docentes especializados en primaria. Esto conlleva a un desfase metodológico que podría estar perjudicando la formación en los primeros años de escolaridad.
  3. Los docentes con menor dominio de lo que enseñan están asociados a estudiantes con los menores desempeños académicos. Se están reforzando las inequidades existentes en la sociedad.
  4. Entre el 50% y el 76% de los docentes de colegios públicos mencionan ser los responsables de proveer los materiales educativos, con cierto apoyo de los padres y madres de familia.
  5. Los docentes necesitan (y demandan) recibir capacitaciones en estrategias y prácticas de enseñanza. Puesto que la mayoría de los docentes de colegios públicos son egresados de instituciones públicas (83%, entre institutos y universidades), se levanta una alerta sobre el proceso de formación inicial que reciben.

Además, resalta el rechazo que manifiestan hacia la reforma magisterial y las evaluaciones docentes, síntoma de una falta de apoyo a sus prácticas como docentes y una formación inicial poco regulada por el sector.

Desde una mirada regional, el BID presentó el reporte Profesión: Docente en América Latina (2018), donde plantean ciertas líneas de acción para recuperar el prestigio de la carrera docente:

  1. Incrementos salariales y modificaciones en la estructura de remuneraciones, asociados al desempeño de los docentes.
  2. Brindar oportunidades de crecimiento profesional a través de una carrera meritocrática.
  3. Mejorar las condiciones de trabajo de los docentes (infraestructura, materiales, clima laboral y seguridad).
  4. Incentivos para asignar a los mejores docentes en las escuelas que más los necesitan (más vulnerables, desempeños más bajos).
  5. Mayores requisitos para el ingreso a programas de formación inicial.
  6. Incentivos para candidatos talentosos (becas, por ejemplo).
  7. Establecer sistemas de acreditación y regulación de programas educativos en las instituciones de formación inicial.
  8. Diseñar programas de inducción para nuevos docentes, establecer periodos de prueba y asignarlos a las escuelas de manera estratégica.

Muchas de estas iniciativas han sido resaltadas previamente por los reportes de McKinsey Global Institute (2007 y 2010), que analizan los mejores sistemas educativos del mundo.

Mejorar la calidad de los docentes tiene impactos positivos en el aprendizaje de los estudiantes (Hanushek y Rivkin, 2006; Whelan, 2009; Metzler y Woessmann, 2012). Además, reivindica una profesión que es el centro de lo que ocurre en una escuela, la esencia de la formación de ciudadanos para el país.

Cito nuevamente a Alberto Vergara: “Me gusta la escuela. Esa institución que, a diferencia de las otras, no se distingue por introducir balas ni plata al pueblo, sino cultura”. Le agregaría que la escuela tiene la posibilidad de transformar la sociedad hacia una más equitativa y justa. De la calidad de sus docentes, más que de otros factores, depende que la transformación sea posible.

Referencias

BID (2018). Profesión: Profesor en América Latina. ¿Por qué se perdió el prestigio docente y cómo recuperarlo? Nueva York: Banco Interamericano de Desarrollo.

GRADE (2017). Estado de la Educación en el Perú. Análisis y Perspectivas de la Educación Básica. Lima: GRADE.

Hans Frech
Psicólogo y consultor en Stratedu, dedicado a construir un mejor Perú a través de políticas públicas e iniciativas basadas en evidencia. Fanático del fútbol. Ciclista entusiasta.
1 Comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...

1 Comment

  1. koleksi youtube terbaik

    Agosto 26, 2018 at 1:57 pm

    The just like you master my thoughts! Material realize a lot about it, just like you published your manual in it something like that. I think that you could use several per cent to stress the message property a tad, but rather than this, this really is superb blog koleksi youtube terbaik. An outstanding understand. I’ll certainly be back.

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

To Top