ECONOMÍA

Los conciertos y su magia de 24K en Perú

fuente: Andrew Schwartz

El pasado 2 de mayo se confirmó el concierto de Bruno Mars en Perú este 30 de noviembre. A los pocos días, la productora anunció los precios de las entradas; sin embargo, el anuncio nos dejó sorprendidos a muchos. No es para menos, pues los precios oscilan entre los S/ 172.5 y S/ 793.5, lo cual lleva a preguntarnos ¿a qué se deben estos precios? ¿en realidad son altos?

Un “boom” de conciertos

La industria de conciertos en el país se ha desarrollado ampliamente en los últimos años. De hecho, en el 2016 la recaudación por megaconciertos de Apdayc creció en 15% con respecto al 2015. Este año, la llegada de artistas como Linkin Park, Ed Sheeran, Maroon 5 y Bruno Mars podría significar un gran potencial de crecimiento.

A pesar de ello, el sueño de ver a tu artista favorito podría verse frustrado por un motivo: un alto precio de las entradas. No obstante, si revisamos el historial de conciertos desde el 2009 (ver Tabla 1), notaremos que la mayoría de entradas a conciertos de este año son relativamente más baratas.

En realidad, las entradas para ver a Bruno Mars no figuran en el top 15 de entradas más caras en el país (considerando un precio máximo de S/ 793.5). Asimismo, los precios máximos de Linkin Park (S/ 482.2) y Ed Sheeran (S/ 453.0) se encuentran muy por debajo de los precios de los Rolling Stones (S/ 2,415.0) y Paul McCartney (S/ 1,975 y S/ 1,700).

Podemos notar también que el ranking se distribuye equitativamente entre eventos de rock y pop, con siete eventos cada uno. Aunque, curiosamente, cuatro eventos de rock lideran la tabla, ¿son más caros los conciertos de rock? Estos precios podrían justificarse por la trayectoria de los artistas; sin embargo, son diversos factores que explican estas diferencias.

La fijación de precios en la industria de conciertos

 La industria se caracteriza por presentar organización vertical donde interactúan artistas, agentes, productoras, locales y ticketeras (Courty, 2000)[1]. Cada uno desempeña un rol clave en el proceso de producción, aunque son las productoras quienes se encargan del planeamiento del evento y establecimiento de los precios, sujetos a restricciones (por la localidad).

Las productoras fijan los precios de las entradas de manera que cubran los costos derivados del concierto. De manera general, se debe cubrir costos del artista (agente o alojamiento) y proveedores (equipo de sonido, alquiler del local, transporte o personal), así como contribuciones a Apdayc y a la Sunat, entre otros.

Adicionalmente, las productoras adecuan los precios a las características del mercado (como edades, nivel socioeconómico o preferencias) y otros factores (como fecha del concierto o cercanía al escenario). No obstante, los altos precios de entradas están influenciados también por el poder monopólico de las productoras. Así, mientras menos productoras existan, estas tendrán mayor poder de mercado.

En un mercado pequeño como el peruano, resulta importante incrementar el número de productoras y proveedores para espectáculos, con la finalidad de reducir los precios de las entradas. Si bien el 2016 dejó una valla alta para las productoras, esperemos que el mercado continúe creciendo, aunque en estos primeros meses del 2017 ya ha generado bastante expectativa.

[1] Bajo una situación típica, la empresa promotora de eventos se contacta con el agente que representa al artista y luego busca locales donde desarrollar el evento. Una vez elegido el local, se distribuyen los tickets a través de agencias.


Courty, Pascal. (2000). “An economic guide to ticket pricing in the entertainment industry”, Louvain Economic Review, 66(1), 167-192.

 

Sara Wong
Economista de la Universidad del Pacífico y fotógrafa wannabe. Busca contribuir al desarrollo de las microfinanzas y fomento de la inclusión financiera. Le encanta descubrir nueva música, dibujar manga y no puede vivir sin sus clases de baile.
Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...
To Top