ECONOMÍA

La promesa pendiente de la educación

Fuente: DorisSanchez

“La educación es el arma más poderosa para cambiar el mundo” – Nelson Mandela[1]

Con esa frase inicia el Banco Mundial el Reporte de Desarrollo Mundial 2018 [2] (WDR 2018 por sus siglas en inglés) que lleva el título “Aprendiendo a cumplir la promesa de la educación”. ¿Cuál es la promesa de la educación? Construir aprendizajes efectivos en todas y todos los estudiantes.

Cuando la educación genera aprendizajes, los beneficios para reducir la inequidad son inmensos. Cuando no los genera, reproduce las brechas sociales existentes y puede incluso ampliarlas. Por ello, el reporte se articula sobre la premisa de que existe una crisis de aprendizaje en el mundo. Los estudiantes avanzan en el sistema educativo arrastrando y ampliando brechas de aprendizaje durante el trayecto. La evidencia que presentan muestra que esta crisis afecta más a los grupos sociales en desventaja (rurales, indígenas, con menores ingresos, género, o con alguna discapacidad). El problema se manifiesta en tres dimensiones: resultados de aprendizaje, características de la escuela y características de los sistemas educativos.

¿Qué factores explican la crisis en el aprendizaje al nivel de la escuela?

Fuente. World Bank

De acuerdo con el Reporte, son cuatro los principales factores al nivel de la escuela: estudiantes que no están preparados para aprender, profesores que no están preparados o motivados para enseñar, una gestión educativa y herramientas que no mejoran la enseñanza y el aprendizaje. A estos factores se suman los problemas específicos de los sistemas educativos, tanto a nivel técnico como político, que dificultan la tarea de las escuelas por mejorar los aprendizajes. Pensando en el Perú, podemos encontrar ejemplos para cubrir estos factores, como la desnutrición infantil (que ha mejorado en los últimos años), la falta de estimulación en los primeros años de vida, los bajos salarios, incentivos y formación para los docentes, la falta de autonomía en las escuelas para gestionar sus procesos y materiales educativos que no siempre se articulan con el contexto de aprendizaje o con los perfiles de enseñanza de los docentes.

¿Qué acciones se pueden tomar para enfrentar la crisis en el aprendizaje?

El Reporte propone tres políticas principales que los sistemas educativos deberían revisar e impulsar para comenzar a mejorar los aprendizajes:

  1. Medir el Aprendizaje: Antes de medirlo, el aprendizaje debe convertirse en el objetivo principal de todo sistema educativo. Luego, los resultados de aprendizaje deben ser parte de un sistema de evaluación del proceso educativo, que incluya diferentes mediciones para diferentes propósitos. Desde las evaluaciones formativas que ayudan al docente a orientar el proceso de aprendizaje a las necesidades de los alumnos, hasta el uso de pruebas estandarizadas nacionales e internacionales, es necesaria una articulación entre estas, así como una clara orientación a la acción. El Reporte reconoce que estas pruebas suelen generar incentivos perversos en el aprendizaje, por lo que es necesario mejorar los mecanismos para su uso, con apoyo de las ciencias sociales y del comportamiento. La evaluación, finalmente, permite mostrar las inequidades y diferencias que existen en el aprendizaje, para abordarlas de manera más eficiente.
  2. Actuar en base a la evidencia: Este es el punto de partida de toda intervención en política educativa. Saber qué funciona, cómo funciona y dónde funciona, orienta el desarrollo de iniciativas para mejorar los aprendizajes. Sin embargo, comprender el contexto en el que se implementan las intervenciones es fundamental. Por ello, el Reporte sugiere comprender los mecanismos de comportamiento que se evidencian en los estudios, antes que replicar las intervenciones de manera descontextualizada. Este es el punto de partida para la innovación y la implementación de reformas estratégicas.
  3. Alinear a los actores: Usualmente, las intervenciones educativas fallan porque los actores que las implementan son distintos en cada contexto (con distintas motivaciones e intereses). Así, el Reporte sugiere impulsar tres estrategias para transformar los sistemas educativos: generar mayor información y mediciones (transparencia), impulsar coaliciones con los principales actores políticos (especialmente con actores locales), y promover la innovación y agilidad del sistema para adaptarse a los nuevos retos.

Aplicando estas propuestas a nuestro país, recalcaría la importancia de tomar en cuenta la diversidad cultural de todos los actores involucrados, pues el aprendizaje y la transformación de procesos educativos no es independiente de estas características. Finalmente, el Reporte invita a las sociedades a involucrase activamente en aprender a mejorar el aprendizaje de los estudiantes. Estamos avanzando, pero hay aún mucho por hacer

[1] “Education is the most powerful weapon we can use to change the world” (WDR, 2018. Traducción personal).

[2] World Bank. Publication wdr 2018

Hans Frech
Psicólogo dedicado a disminuir las brechas de la pobreza a través de políticas educativas y sociales. Fanático del fútbol, el cine y la naturaleza. Ciclista entusiasta.
Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

To Top