ECONOMÍA

La matriz energética peruana ¿Un camino hacia la sostenibilidad?

Autores: Francisco Meléndez de la Cruz y Luis Márquez

La oferta energética producida en el Perú sobrepasa con creces a la demanda nacional. En la actualidad contamos con una capacidad instalada aproximada de 13,500 megavatios (MW), pero solamente usamos 7,400 MW. Esto significa que apenas estamos utilizando entre el 53% y el 60% de la capacidad posible de producción. Si bien la tendencia en los próximos años es al aumento de la demanda, entender el origen energético del país presenta un importante análisis en un contexto de desequilibrios planetarios y una agenda global que apunta hacia la sostenibilidad.

Fuente: Laub&Quijandría, 2017

Según cifras del Comité de Cooperación Económica del Sistema Interconectado Nacional (COES), al 2017 la matriz energética del país se sostenía en la generación hidroeléctrica (57%). Le siguen con 40% la energía cuya matriz proviene de fuentes no renovables (Diesel 2, gas natural, biogás, entre otros). Y tan solo un 2.8% de este total proviene de fuentes renovables: energía eólica 2.2% y 0.6% de energía solar.

Fuente: Elaboración Propia

Se optó por no incluir a la energía hidroeléctrica dentro de las energías renovables por su considerable impacto en los ecosistemas. Las mayores centrales del país, la del Mantaro y la del Cañón del Pato, entre otras, precisan de represamientos de agua, los cuales no solamente alteran el ciclo hidrológico natural de los ríos, sino también interrumpen los ciclos de vida de especies acuáticas (migración de peces, camarones, etc.) y generan una importante cantidad de gases de efecto invernadero (GEI). La materia orgánica que se putrefacta en las zonas de inundación por represamiento genera gas metano, que es hasta 25 veces más nocivo que el dióxido de carbono (CO2) (IPCC, 2007) como gas que ocasiona el cambio climático.

Al observar la tabla desagregada de matriz energética en el país surgen dos interrogantes. La primera es por qué el grupo de energías renovables ocupa el último lugar. La suma de la energía solar y eólica no llegan ni al 3% de la energía total generada en el país. Por otro lado, y en búsqueda de la sostenibilidad energética del Perú, surge el cuestionamiento de por qué continuar generando oferta energética a partir de combustibles fósiles (Carbón, diésel, biogas, etc.) si la demanda nacional no cumple ni el 60% de la oferta disponible. Más aún cuando el excedente generado encarece el costo de la energía residencial e industrial (El Comercio, 2018) y éste tampoco se comercia con algún país vecino como en repetidas oportunidades se ha planteado.

Perú, país con potencial energético renovable:

Debido a la diversa geografía del país andino el potencial energético renovable es alto. El potencial eólico del país se concentra sobretodo en la zona noroeste y litoral central del país. Región dónde se ubican las centrales eólicas de Cupisnique (La Libertad) y Talara (Piura).

Fuente: Osinerg

El potencial solar también presenta escenarios prometedores, centrados sobretodo en la región litoral norte y sur del país. Y es precisamente en esta última donde en el primer trimestre del año se inauguró Rubí, la planta solar más grande del país. Con más de medio millón de paneles fotovoltaicos y un potencial de más de 440 MW la planta propiedad de Enel demuestra cómo las inversiones pueden estar del lado sostenible del mercado.

Fuente: Osinerg

Es importante destacar, no obstante, que los estudios realizados en el territorio nacional poseen limitaciones. No solo por la falta de data climática confiable del país y su necesaria actualización (como es el caso del potencial energético solar que utiliza estudios realizados entre 1975 y 1990), sino también por su falta de minuciosidad sobre la complejidad del territorio peruano. De la misma manera, aún no se realizan en el Perú estudios sobre el potencial energético de matrices como geotérmica, mareomotriz, entre otras.

Las condiciones geográficas nacionales y el contexto global necesitan un giro al contexto energético nacional. Debemos inclinar la cancha hacia las inversiones en energías renovables si buscamos un futuro más equilibrado y sostenible. Los primeros pasos se vienen dando, aunque no a la velocidad que necesitamos. Con menos del 3% de energías renovables en nuestra matriz nacional aún estamos lejos del 17% de Chile o el 51% de Suecia.

REFERENCIAS:

Laub&Quijandría. (2017). Capacidad Instalada, Demanda Máxima y Margen de Reserva.

COES. (2017). Estadística de Operaciones 2017. 

IPCC (2007) Climate Change 2007: The Physical Science Basis. Contribution of Working Group I to the Fourth Assessment Report of the Intergovernmental Panel on Climate Change. [S. Solomon, D. Qin, M. Manning, Z. Chen, M. Marquis, K.B. Averyt, M. Tignor and H.L. Miller (eds.)]. Cambridge University Press. Cambridge, United Kingdom 996 pp

Francisco Melendez
Estudiante de Geografía y Medio Ambiente PUCP. Co-fundador de ATOQ, StartUp socioambiental. Explorador, innovador y ciclista en proceso. Pasión por la sostenibilidad, el desarrollo regenerativo y los viajes con propósito.
Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

To Top