ECONOMÍA

“Gota a gota, el agua se agota”

¿Se acuerdan del clásico gráfico que nos muestran en el colegio y con el que nos enseñan que entre el 60% y 70% del cuerpo está compuesto por agua?

Es indiscutible que el agua es uno de los recursos más importantes para la supervivencia del planeta y para todos los que vivimos en él. No es aleatorio que 2/3 de la superficie de la tierra estén cubiertos por agua y que un ser humano solo pueda vivir entre 2 y 5 días sin tomar agua.

Sin embargo, no siempre somos suficientemente conscientes de su importancia y, más aún, de que se trata de un recurso escaso. De acuerdo con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), a pesar del incremento sostenido en acceso al agua, 663 millones de personas en el mundo no cuentan con acceso a una fuente de agua potable. Además, el 80% del agua que utilizamos es devuelta a los ríos y océanos sin ningún tipo de limpieza o purificación. Esto significa que el agua que consumen millones de personas, directamente de los ríos, probablemente se encuentre contaminada. De acuerdo con un informe de la Organización Mundial de la Salud (2017), cada año mueren aproximadamente 361,000 niños y niñas menores de 5 años, como resultado de la falta de acceso a servicios de agua potable o consumo de agua contaminada, lo que ocasiona, principalmente, enfermedades diarreicas agudas.

En el caso del Perú, solo el 86.7% de los peruanos tiene acceso a un suministro de agua, porcentaje que se divide en 91.4% en zonas urbanas y 69.2% en zonas rurales.

Lograr el acceso universal costaría cerca de S/ 53 mil millones, según el Ministerio de Vivienda (El Comercio, 2016). Enfocándonos solo en el consumo humano, estas cifras muestran una cualidad de la pobreza: la inequidad en el acceso a servicios básicos. Mientras que las personas con mayores recursos económicos, que usualmente viven en zonas urbanas, tienen mayor acceso a servicios de agua y a un menor costo, los más pobres del país, que usualmente viven en zonas rurales, tienen menor acceso y el costo suele ser mayor.

¿Qué podemos hacer al respecto?

Está claro que no podemos desatender el cuidado del agua y el acceso para todos. Según los pronósticos de la OCDE (2017), para el 2025, 2/3 de la población mundial vivirán en regiones consideradas en riesgo de escasez hídrica. El actual gobierno ha definido como una de sus prioridades el acceso a servicios de agua y saneamiento, por lo que esperamos que sea una de sus principales políticas impulsadas. No obstante, no solo se trata de mejorar el acceso, si no de optimizar el uso y consumir menos agua en exceso. De lo contrario, las mejoras en el acceso agudizarán la escasez. Mientras que la OMS recomienda un consumo de 100 litros de agua al día por persona (para tomar y completar las tareas básicas), en Lima encontramos distritos que consumen cerca de 400-500 litros, así como otros que solo consumen 15 (La República 2017).

¿Cómo reducimos el consumo?

A diferencia de los enfoques tradicionales que se centran en el aumento de los costos o impuestos al uso del agua, la OCDE (2017) ha recogido una serie de experiencias fundamentadas en las ciencias del comportamiento que podrían ayudarnos con este problema. En una serie de experiencias a nivel mundial, han encontrado que resulta exitoso comparar el consumo de cada hogar con el del vecindario o ciudad. Utilizando un “sticker” en el recibo de agua, la empresa le informaba a cada persona si había consumido menos que el promedio (sticker verde) o más que el promedio (sticket rojo), motivándolo a reducir su consumo el siguiente mes a través de consejos. Adicionalmente, a los usuarios que recibían stickers rojos muy seguido les enviaron un plan de reducción del consumo de agua, que utilizaba los datos reales de cada hogar y que incluía metas mensuales.

Sería interesante que las políticas de acceso a agua y saneamiento incluyan intervenciones costo efectivas que reduzcan el consumo excesivo de agua en el país, contribuyendo a la conservación del agua. Sin embargo, no solo tenemos que esperar a las políticas de gobierno para solucionar los principales problemas del país y del mundo. Con nuestro comportamiento cada día podemos contribuir al cambio.

Referencias

Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS, 2017) Recuperado de: http://www.un.org/sustainabledevelopment/water-and-sanitation/

OCDE (2017). Behavioral Insights and Public Policy: Lessons from around the world. Paris: OECD Publishing. DOI: http://dx.doi.org/10.1787/9789264270480-en

La República (02 de febrero de 2017). SUNASS publica lista del promedio de consumo de agua por distritos. Recuperado de: http://larepublica.pe/sociedad/844961-sunass-publica-lista-del-promedio-del-consumo-de-agua-por-distritos-foto

El Comercio (6 de agosto de 2016). Agua para pocos: el saneamiento pendiente en el Perú. Recuperado de: http://elcomercio.pe/peru/agua-saneamiento-pendiente-peru-244934

Lea también:

 

 

Hans Frech
Psicólogo dedicado a disminuir las brechas de la pobreza a través de políticas educativas y sociales. Fanático del fútbol, el cine y la naturaleza. Ciclista entusiasta.
Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...
To Top