ECONOMÍA

El nuevo modelo de empresa en el Perú

Final de Nexos +1, Innovación para la Sostenibilidad. Fuente: Nexos+1.

Un nuevo paradigma de empresas está emergiendo en el país. Empresas que no miden su éxito solamente por la rentabilidad de sus acciones o inversiones, sino que se esfuerzan por alcanzar el bienestar de la sociedad y de la naturaleza como objetivos corporativos. Empresas que poseen un propósito.

Estas organizaciones están redefiniendo la manera de hacer negocios en el mercado, no se preocupan solo en ser las mejores empresas en su sector, sino en ser las mejores empresas para el mundo. Dentro de este movimiento, según su origen, se pueden distinguir dos tipos de organizaciones. Aquellas que desde su concepción nacen con objetivos que generan valor compartido, o empresas sociales; y aquellas que durante su desarrollo descubren su propósito y adaptan su modelo de negocio para generar bienestar económico y socioambiental.

Las empresas con propósito suman esfuerzos para cumplir los ODS. Fuente: Naciones Unidas.

Dentro del primer grupo en Perú destacan empresas como Yaqua, Laboratoria y Sinba. Estas empresas nacieron con este nuevo paradigma, que fusiona las herramientas del mercado o de una empresa tradicional con los fines característicos de organizaciones sin fines de lucro. Yaqua, por ejemplo, destina el 100% de sus utilidades –comercio de agua embotellada– al financiamiento de proyectos de agua potable en comunidades vulnerables. Laboratoria, por otro lado, empodera y brinda educación digital a mujeres de entornos vulnerables para insertarlas en el mercado laboral. Y Sinba, por su parte, está trabajando con recicladores y criadores de cerdos para transformar los desechos de la gastronomía peruana en nuevos recursos e insumos que los cocineros puedan utilizar. A su vez, gran parte de estas organizaciones son parte de plataformas y redes internacionales como Ashoka y NESsT, que desarrollan empresas sociales y las conectan con el mundo.

 Yaqua financia proyectos de agua potable en comunidades pobres del Perú. Fuente: Yaqua.

Por otro lado, y no menos importantes, están las empresas que han descubierto su propósito en un contexto de cambios globales como el cambio climático y están buscando ser parte de la solución. Un gran número de estas están optando por alinearse al sistema de Economía del Bien Común, creada por Christian Felber, o en certificarse en el Sistema B – B Corp (Buckland y Murillo, 2014).  Entre estas últimas en Perú destacan Höseg –que además es una empresa social–  y Libélula. Höseg, por ejemplo, trabaja con el sistema “Buy one, give one” a partir del cual brinda un abrigo de calidad para niños en zonas vulnerables del país, por cada artículo de moda para viajes y aventura que venden. Libélula, por su parte, se especializa en comunicación y gestión de cambio climático. Esta empresa, además, es impulsora de iniciativas por la sostenibilidad como Generación +1, Líderes +1 y ha organizado hace poco Nexos +1, el evento más importante del país sobre innovación y sostenibilidad.

Con una ciudadanía cada vez más consciente de los retos globales, el nuevo paradigma de empresas con propósito pretende reconfigurar el rol de estas organizaciones en la generación de valor para la sostenibilidad del país y el planeta. Las nuevas empresas del s. XXI no solo generan crecimiento económico, se preocupan también por sumar al bienestar de la sociedad y del ambiente.

Imaginar a quienes preferirán los consumidores no está muy complicado, ¿no?

Francisco Melendez
Estudiante de Geografía y Medio Ambiente PUCP. Co-fundador de ATOQ, StartUp socioambiental. Explorador, innovador y ciclista en proceso. Pasión por la sostenibilidad, el desarrollo regenerativo y los viajes con propósito.
Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

To Top