ECONOMÍA

Informe: PBI – Crónica de una caída anunciada

Open-Plaza-Fenómeno-del-Niño-Perú-Retail
fuente: peru Retail

Hace unos días, el INEI anunció que la economía peruana creció apenas 0.74% durante febrero del 2017. Esta tasa es bastante menor que el 4.8% registrado en enero y el 3.9% del 2016. De hecho, es la tasa de crecimiento más baja en los últimos 27 meses. Una vez digerida la sorpresa, es importante analizar la naturaleza de los factores que causaron esta desaceleración para ver si seguirán afectando a la economía en los próximos meses.

El bajo crecimiento del PBI durante febrero se explica principalmente por cuatro factores. El primero es simplemente estadístico. En febrero del 2016, la economía peruana creció más de 6%, en parte porque fue un año bisiesto y febrero tuvo 29 días, en lugar de 28. En el 2017, la base alta del año anterior hizo que fuera difícil repetir el buen dato de crecimiento. Este factor negativo es puntual y no debería repetirse en lo que queda del año.

art1El segundo factor es la pérdida de actividad económica generada por El Niño Costero. Las fuertes lluvias e inundaciones afectaron negativamente la agricultura, mientras que los derrumbes y huaycos interrumpieron el comercio en varias zonas del país. En consecuencia, estos sectores prácticamente no crecieron en febrero. Sin embargo, lo peor aún está por venir, pues el mayor impacto del fenómeno climático se vio recién en la segunda mitad de marzo. Por eso, este factor también impactará negativamente sobre las próximas mediciones del PBI.

El tercer factor es el menor crecimiento de la producción minera. En los últimos trimestres, la producción de cobre de minas como Constancia, Las Bambas, Toromocho y Cerro Verde ha crecido una barbaridad. Sin embargo, este impulso ya se está acabando. En febrero, la minería metálica creció solo 1.5%, luego de haber crecido 14% en enero y 22% en el 2016. Es verdad que hubo algunos problemas puntuales en Antamina, pero en marzo y abril hubo huelgas en Cerro Verde, Toquepala y Cuajone. Por lo tanto, no deberíamos esperar que el impulso minero salve el crecimiento de los próximos meses.

art2.2El cuarto factor es la debilidad de la demanda interna que, sin el impulso minero, es cada vez más difícil de disimular. La inversión privada viene cayendo hace más de cuatro años y aún no hay señales claras de que vaya recuperarse en el futuro cercano. Esto ha afectado la generación de empleo formal y el crecimiento de los ingresos de las familias, que prácticamente no crecieron el año pasado. Por eso, luego de algunos años de resistencia, el consumo privado ya está cediendo. De hecho, creció a su tasa más baja desde el 2009 el año pasado y los indicadores mensuales sugieren que la desaceleración habría continuado en el 1T2017. Sin una mejora importante en el entorno de negocios, será muy difícil que esto se revierta en lo que queda del año.

Así, no debería sorprendernos que la economía peruana siga arrojando resultados decepcionantes en los próximos meses. Si bien recibió algunos golpes adicionales en febrero, lo cierto es que viene bastante débil desde hace varios meses. Ahora, sin el impulso minero para compensarlo y sumando las pérdidas generados por El Niño Costero, es natural que continúe desacelerandose. De hecho, es probable que veamos la primera caída mensual del PBI desde la crisis internacional en marzo o abril.

Luis Fernando González-Prada
Economista de la Universidad de Pacífico y analista de estrategia de inversion en Rimac Seguros. Enamorado de la tecnología, la macroeconomía y todo tipo de deporte acuático.
Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...
To Top