ECONOMÍA

Docentes: Perdemos Todos, Ganamos Todos

Miguel Neyra, 2017

Hoy, 28 de julio del 2017, en el discurso presidencial que celebre nuestros 196 años de independencia, seguramente se recordará lo importante que es la educación para el desarrollo del país. Sin embargo, llegamos a esta fecha con una huelga de docentes que reclaman mejores condiciones laborales. Como consecuencia, miles de niños, niñas y adolescentes han perdido cerca de un mes de clases, tiempo que en procesos de aprendizaje puede ser difícil de recuperar. ¿Cómo hemos llegado a esta situación?

Comprendiendo la realidad de los docentes

Si alguna vez han tenido la oportunidad de conversar con un docente de escuela pública, es muy probable que hayan percibido cierto malestar o agotamiento con las condiciones en las que trabajan. De acuerdo Díaz y Ñopo (2016), quienes analizan los resultados del Segundo Estudio Regional Comparado (SERCE), los docentes peruanos tienen menor satisfacción con su profesión que sus pares de Latinoamérica. Principalmente, mencionan que reciben poco apoyo por parte de las autoridades educativas, del Director y de sus compañeros de trabajo, poco reconocimiento de su esfuerzo, poca libertad para el desarrollo de sus clases e insatisfacción con el salario. Asimismo, según la última Encuesta Nacional de Docentes (ENDO, 2014), los cuatro factores que menos motivan su desarrollo profesional son 1) la falta de materiales, 2) la mala infraestructura educativa, 3) el clima laboral, y 4) la falta de espacios de aprendizaje y estrategias para mejorar sus prácticas pedagógicas.

Fuente: Gestión, 2016

En cuanto al salario, de acuerdo con un informe de Gestión (2016), Perú se ubica a la mitad de la tabla con un sueldo docente mínimo por encima de Colombia y Bolivia, igualado con Brasil y por debajo de México, Argentina y Chile. Sin embargo, la brecha salarial entre los docentes y otros profesionales, en el Perú, es mayor que la brecha en otros países de la región (Díaz y Ñopo, 2016). Por este motivo, aproximadamente

1 de cada 4 docentes tiene un trabajo secundario

luego del horario escolar (ENDO, 2014). A pesar de que los sueldos aumentaron 40% entre 1998 y el 2014, todavía se mantienen 20% por debajo del sueldo de profesionales similares (Díaz y Ñopo, 2016)

Si bien su jornada laboral es de 30 horas semanales, los docentes le dedican 13 horas adicionales cada semana a la preparación de clases y materiales, los mismos que, para el 51% de los docentes, son elaborados utilizando sus propios recursos económicos y materiales (ENDO, 2014). Definitivamente, esta situación genera malestar, al que se suma que el 57% de los docentes (74% en el ámbito rural) trabaja en una zona alejada de sus familiares y con menores servicios públicos (Díaz y Ñopo, 2016). Muchos profesores y profesoras en comunidades rurales de la sierra y selva se trasladan a las comunidades durante el año escolar y sus ingresos sirven para mantener a sus familias en la ciudad.

Generando condiciones

A pesar de todo esto, los docentes son los encargados de facilitar el aprendizaje y los procesos de desarrollo de los niños, niñas y adolescentes (NNA) del país. En esta línea, la OCDE (2005) y el Banco Mundial (Bruns y Luque, 2015) resaltan la importancia del docente para el aprendizaje de los y las estudiantes. Dejando de lado los factores vinculados con el entorno familiar y social de los NNA, la calidad de los docentes es el factor que más explica el aprendizaje.

La educación es el futuro del país, y el futuro del país está en la manos de nuestros docentes.

¿Es urgente mejorar la situación laboral de los docentes? Definitivamente sí. Hay mucho por hacer, pero ya estamos en camino.

Desde el año 2000 se inició la reforma docente, que apunta a tener escalas meritocráticas cada vez mejor definidas y con mejores remuneraciones, evaluaciones de desempeño que sean utilizadas para mejorar sus prácticas pedagógicas y programas de bienestar docente que mejoren su satisfacción laboral. Han pasado 17 años, los sueldos han aumentado y seguirán aumentando, se han creado programas de capacitación y reconocimiento, así como incentivos para atraer a jóvenes talentos a la carrera docente. Pero, tenemos que ir más rápido. Con las huelgas perdemos todos y ya no tenemos más tiempo que perder. Sigamos invirtiendo, cada vez más, para que nuestros estudiantes puedan soñar y construir un Perú mejor y más justo para todos y todas.

¡Felices Fiestas Patrias!


Fuentes:

Bruns, B. & Luque, J. (2015). Profesores Excelentes. Cómo mejorar el aprendizaje en América Latina y el Caribe. Washington: Grupo Banco Mundial

CNE (2014). Encuesta Nacional a Docentes de Instituciones Educativas Estatales y No Estatales. Lima: Comisión de Desarrollo Docente

Diáz, J.J. & Ñopo, H. (2016). La Carrera Docente en el Perú. En: GRADE. Investigación para el desarrollo. Once balances. Lima: Grade.

Gestión (07 de setiembre de 2016). Los países de Latinoamérica que mejor y peor le pagan a sus profesores. Recuperado de: http://gestion.pe/economia/paises-latinoamerica-que-mejor-y-peor-le-pagan-sus-profesores-2169578

OCDE (2005). Teachers Matter: Attracting, Developing and Retaining Effective Teachers. Paris: OECD Publishing.

Hans Frech
Psicólogo dedicado a disminuir las brechas de la pobreza a través de políticas educativas y sociales. Fanático del fútbol, el cine y la naturaleza. Ciclista entusiasta.
Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...
To Top