ECONOMÍA

De huelgas y otras maldiciones (Parte 1/2)

En los últimos meses, el país se ha visto azotado por una ola de protestas en dos sectores de vital importancia para el bienestar social: educación y salud. En el sector educación, la huelga de profesores lleva una duración mayor a 50 días y presenta pérdidas potenciales alarmantes: “cerca de un millón y medio de escolares a nivel nacional estarían en peligro de perder el año, debido a la inasistencia de los maestros”.

Como principal demanda, los docentes exigen el incremento salarial para todas las modalidades de enseñanza, aspecto que ya ha sido anunciado y rectificado por la actual administración con motivo de reivindicar la carrera magisterial. Por lo mismo, como se muestra en el cuadro 1, el incremento salarial propuesto pretende obtener un piso salarial de S/. 2000 hacia finales de año para profesores contratados con una jornada de 30 horas de trabajo. Sin embargo, estas acciones resultan insuficientes para los demandantes, quienes llevados por gremios radicales y discursos netamente políticos perjudican y retrasan la tan ansiada reforma educativa.

Cuadro 1: Incremento Salarial por escala magisterial y número de docentes beneficiarios

Fuente: MINEDU. Elaboración propia

Para países en vías de desarrollo, la literatura internacional es concluyente respecto al insignificante, y en ciertos casos negativo, efecto de las huelgas de maestros sobre el rendimiento académico de los estudiantes.  En una evaluación entre países sudafricanos, Willis (2014) encuentra que, para países con mayor pobreza y ruralidad, la acción de los sindicatos es más activa y perjudicial para los estudiantes, al punto de disminuir el grado de aprendizaje.

Por su parte, Baker (2013) analizó los efectos de las huelgas ocurridas en Ontario, Canadá sobre los resultados en matemática y comprensión lectora para estudiantes de sexto grado de primaria. Así, obtuvo que, del total de estudiantes afectados por la huelga, el 29% tuvo un peor desempeño en pruebas de matemática y el 19% en pruebas de lectura para periodos posteriores. Inclusive, resaltó que el efecto podía llegar a ser mayor si la duración de la huelga superaba las dos semanas de clase.

Además, como bien resalta Marshall (2011) en su estudio para Guatemala, la percepción de los alumnos y padres de familia sobre el nivel académico alcanzado por los profesores determina el grado de deserción escolar y la asistencia a clase. Tomando en cuenta esto, las protestas en nuestro país deberían también estar ligadas a la exigencia de mejores capacitaciones para los docentes. Sin embargo, hasta ahora el debate se ha limitado a los incrementos salariales y lo que representa para generar “justicia social”. Esto, a pesar de que el ejecutivo sí ha propuesto brindar mayores capacitaciones pedagógicas a profesores e incrementos en sus remuneraciones en caso mejoren sus resultados en las pruebas de desempeño.

Para realizar una verdadera reforma educativa, es necesaria la coacción del gobierno con los docentes para contribuir a mejorar la calidad educativa y dejar de seguir actuando acosta de las necesidades de los estudiantes. No nos dejemos llevar por grupos radicales que velan por intereses políticos de ideales que perecieron hace mucho. Hagamos de la meritocracia y el gusto por la enseñanza, la principal lección de esta situación. Aún no es tarde para detener este sinsentido. #VolvamosAClases

En la siguiente parte del presente artículo, se discutirán los efectos del sector salud, a partir de una evaluación de la literatura internacional.

Pueden leer la segunda parte de esta columna aquí.


Bibliografía

Marshall, J. H. (2011). School quality signals and attendance in rural Guatemala. Economics of Education Review.

Baker, M. (Agosto de 2013). The Canadian Journal of EconomicsIndustrial actions in schools: strikes and student achievement. Industrial actions in schools: strikes and student achievement.

Wills, G. (2014). The Effects of Teacher Strike Activity on Student Learning in South African Primary Schools. Stellenbosch Economic Working Papers.

 

 

 

Alberto Saldarriaga
Wanna be Economista de la UP. Con gran interés en el trabajo de consultoría e investigación de políticas sociales que garanticen un desarrollo económico sostenible, según la coyuntura y entorno de cada país. Además, me considero un melómano, cinéfilo y apreciador del arte.
Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...
To Top