DEPORTES

Opinión: Tiger, la celebración

Foto: Getty Images

Hoy tuve el honor de presenciar, tal vez la mejor celebración en la historia del deporte. No es una exageración. Un hombre de 43 años, con un cuerpo envidiable para su edad, pero con claras marcas que sólo el tiempo sabe dejar, nos ha vuelto a conquistar. El icónico cuello de tortuga rojo, los claros en su cuero cabelludo y un rugido inigualable, ya se habían hecho extrañar. ¿La celebración? Eso merece un párrafo aparte.

Se celebra en familia

Imagínense a un hombre. Uno tan parecido a mí, tan parecido a ti. Un hombre como tu padre, tu hermano, tu esposo. Uno que lo ganó todo y lo perdió todo. Un hombre imperfecto. Ese hombre envuelve en brazos a su hijo, tal como su padre lo abrazó a él hace 22 años. Prácticamente en el mismo lugar. Todo padre anhela ese abrazo y todo hijo lo merece.
El hombre llora. Llanto de aquel, que infligió tanto daño a su entorno y a su familia, que ensució su legado. El llanto compartido con su madre en brazos y con su hija apretada a su pecho. El hombre porta la cara de la reivindicación, del esfuerzo, de las segundas oportunidades, del regreso, de hacer lo correcto y de mucho más que todo eso.
Un hombre que demanda respeto, y que lo recibe en sonrisas por su familia deportiva. Colegas, rivales, ayudantes y extras, todos ahí venerando su grandeza. O como mínimo reconociendo su inigualable determinación. El hombre es Tiger Woods. El deporte es golf.

¿Por qué no lo viste?

Al fin y al cabo, es golf. ¿Verdad? No debería despertar emociones ni hacer que nos enternezcamos hasta las lágrimas. Nadie grita “gol”. Pues no sabes lo que te perdiste. Una multitud siguiendo a un profeta durante horas por verdes praderas. Gritos, vivas, aplausos y una colección de alegría y pasión derramadas en el deporte más silencioso, tenue y aburrido. El ruido era ensordecedor,como resultado, los comentaristas limpiando su garganta. Dado que era imposible que no se les quebrara la voz.
El deporte más lento, más raro, menos atractivo, que no puedes jugar en tu barrio, hoy nos dio una lección. Igual es deporte. Y cualquier deporte tiene la oportunidad de llenarnos de asombro y hacernos sentir aquello que parece mentira. Hoy le tocó al golf.

Tiger Woods Campeón del Masters 2019

Manos en alto, puño apretado, flexión de brazo y un grito. La combinación perfecta dibujada en la sonrisa de Tiger Woods al hundir el putt del hoyo 18 en Augusta. Es campeón del “Masters” una vez más. Una increíble ronda final viniendo desde atrás para romper una sequía de 14 años sin ganarlo, le otorga su quinta chaqueta verde. Ahora sí parece posible que alcance a Jack Nicklaus, como el máximo ganador de Majors (los 4 campeonatos importantes en el golf) en la historia.

Woods ha sobrepasado la humillación personal, una turbulenta vida familiar y un acoso constante de los medios. El hombre que puso al golf en el mapa, es campeón otra vez. Desde hoy y tal vez, hasta para siempre, es también dueño de la mejor celebración en la historia del deporte.

Texto: Simón Carpio Lozada

Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

To Top