DEPORTES

Deportes: Golden State Warriors – Campeones de la vida

La semana pasada, los Golden State Warriors se coronaron campeones de la NBA por segunda vez en los últimos tres años. Esto no fue sorpresa para nadie pero ¿fue realmente tan fácil como se esperaba?

Al contratar a Kevin Durant en Julio del año pasado, los Warriors unían al Jugador Más Valioso de la temporada 2013-2014 con Steph Curry, Jugador Más Valioso de las temporadas 2014-2015 y 2015-2016.  Con esta combinación, automáticamente se volvían los favoritos para campeonar, ante críticas de que se la iban a llevar demasiado fácil.

La verdad es que en la NBA, como en la vida, nada es fácil. Conozcamos algunas de las dificultades que tuvieron que vencer los cinco titulares del equipo y su entrenador para llegar a donde están hoy en día.

Steve Kerr

Steve Kerr fue jugador de la NBA en la década de los 90, compañero de Michael Jordan y 5 veces campeón pero su  historia de vida es bastante diferente a la de la mayoría de jugadores de la NBA. Kerr es americano nacido en el Líbano, donde su padre, Malcolm, trabajaba como especialista en asuntos del medio oriente, y pasó su niñez viajando entre California y el Medio-Oriente.  Malcolm Kerr fue nombrado presidente de la Universidad Americana de Beirut en 1982, dos años después fue asesinado, al salir de su oficina, de dos balazos en la nuca. En esa época, los americanos no estaban muy familiarizados con el terrorismo islámico extremista pero la familia Kerr lo sufrió muy de cerca. Para Steve, quien con 18 años de edad se encontraba cursando su primer año en la Universidad de Arizona, esta tragedia es, hasta el día de hoy, el evento de su vida que lo define como persona.

Kerr utilizó este dolor profundo como motivación para llegar a la NBA y tener una carrera fructífera. Después de más de 20 años en la NBA (15 como jugador, 4 como comentarista y 3 como Gerente General de los Phoenix Suns), Steve Kerr se puso el buzo de los Golden State Warriors en el 2014, logrando alzarse como campeón de la NBA en su primer año como entrenador del equipo. Al finalizar esa primera temporada de ensueño, decidió someterse a una operación para reparar una ruptura discal en su espalda. Esta decisión resultó ser el comienzo de su calvario. En algún momento durante o después de la cirugía, Kerr sufrió el rasgado de una membrana, lo cual provocó una fuga de líquido espinal. Cuando esto sucede, la consecuencia más leve son migrañas crónicas e intratables. Steve viene lidiando con esta condición desde hace dos años; se perdió la mitad de la temporada pasada y esta temporada se perdió todo el final de temporada, pudiendo recién reincorporarse al equipo en el 2ndo partido de las Finales.

El tema de la espalda de Steve Kerr aún sigue sin resolverse y podría incluso poner en jaque su futuro como entrenador de la NBA. Pero, al menos por una noche, el pasado lunes 12 de Junio, Steve pudo sentir el alivio de la redención al coronarse, una vez más, como campeón de la NBA.

Draymond Green

Draymond Green siempre fue el niño chacotero y bocón. Cada vez que iba a la cancha de su barrio molestaba a los mayores para que lo dejaran jugar, llegando a colmarles la paciencia a tal punto que muchas veces terminó metido en un tacho de basura y muchas otras terminó peleando a puño limpio contra hombres adultos que no lo querían dejar jugar.

Una vez que empezó a jugar basket a nivel colegial y universitario el bullying no cesó. Sus compañeros incesantemente se burlaban de él por su cuerpo en forma de pera y por estar siempre con algunos, fofos, kilos de más. Incluso su entrenador en la universidad admitió que él también se unía a las burlas para tratar de motivarlo. Su propia madre solía gritarle, en pleno partido, que era un jugador blando. Estas experiencias volvieron a Green aún más agresivo verbalmente y hoy en día es conocido como uno de los jugadores más habladores de la liga.

El año pasado, sufrió su momento más difícil en la NBA. En el 4to partido de las Finales, Draymond reaccionó mal ante LeBron James y se hizo expulsar por golpear a la estrella de los Cavaliers en la zona genital. No solo lo botaron del partido sino que fue suspendido para el crítico siguiente partido. Todo el ímpetu de la Final se trasladó a los Cavs que lograron darle vuelta a la serie para arrebatar de manera catastrófica e histórica un título que los Warriors tenían prácticamente bajo el brazo. Muchos lo hicieron responsable de esta  vergonzosa derrota y hasta el día de hoy Draymond no logra liberarse de esta culpa.

A pesar de la deshonra, este año el adolescente fofo y blando logró obtener su revancha al coronarse campeón de la NBA frente a esos mismos Cavaliers que se aprovecharon de su temperamento el año pasado.

Klay Thompson

Klay Thompson creció rodeado del aura de la NBA pues su padre, Mychal Thompson, jugó por Los Angeles Lakers y, luego de su retiro como jugador, se convirtió en narrador de radio para el equipo. Muchos se sentirían afortunados de tener un padre empleado por uno de los equipos más tradicionales y respetados de la NBA; sin embargo, el conocimiento que Mychal tiene de la competitividad de la liga y su anhelo por que Klay siguiera sus pasos lo convirtieron en un padre dolorosamente crítico y exigente con su hijo.  En sus cortos años en la liga Thompson ha podido usar esto como motivación para posicionase como uno de los mejores tiradores a larga distancia de la liga.

Este año, en plena racha ganadora de los Warriors y unos escasos días antes de su cumpleaños, Klay tuvo que lidiar con el fallecimiento de su abuelo materno. Primero, en Enero, dejó la concentración del equipo para ir a visitarlo en Portland. Se esperaba que esta fuera la despedida pero su abuelo, a pesar de la reticencia de Klay, le ordenó que regresara a cumplir con el equipo. Finalmente, un mes después, en Febrero, el abuelo Leslie (apellido materno de Thompson) falleció de su larga enfermedad y Klay, una vez más, tuvo que ausentarse para asistir al funeral.  Para todos es difícil afrontar estos momentos de dolor pero hacerlo en el ojo público lo vuelve aún más complicado. La calma y clase con que Klay respondió a las preguntas de la prensa sobre su abuelo son realmente un ejemplo a seguir.

Unos meses después, Klay pudo honrar a su abuelo coronándose campeón de la NBA por segunda vez en su carrera.

Steph Curry

Al igual que Klay Thompson, Steph Curry es hijo de un ex­-jugador de la NBA, Dell Curry. Esto le permitió codearse, desde muy temprana edad, con verdaderas leyendas de la liga.  Sin embargo, desde la primera vez que piso una cancha de basket en el colegio, fue víctima de burlas continuas por su talla limitada, corpulencia cuasi inexistente y cara de bebé. Con solo darle un vistazo sus oponentes se reían de él. Más aún, cuando Steph empezaba a demostrar su valía en la cancha anotando tiros imposibles sobre jugadores más altos, estos lo tomaban como una afronta por parte de este chibolo faltoso y lo castigaban con un juego rudo y desleal.

Fue así que durante sus años de colegio se hizo un nombre venciendo jugadores mucho más altos, fuertes y atléticos que él. Lamentablemente, cuando fue momento de elegir una universidad, ninguna de las grandes escuelas le ofreció una beca deportiva completa. Ni siquiera la universidad de su padre, Virginia Tech, donde Steph esperaba poder seguir el legado de los Curry.  Este fue un duro golpe para el joven jugador pero, a la vez, se convirtió en una de las principales fuentes de motivación para destacar y poner a la pequeña universidad que sí lo quiso desde el inicio, Davidson, en el mapa basketbolístico.

Curry disfrutó de una carrera universitaria loable y no tuvo problemas en hacer la transición a la NBA. Pero durante el 2011, su 2ndo año en la liga, sufrió múltiples torceduras del tobillo derecho, lo cual obligó a una operación para repararle los ligamentos. Desafortunadamente, el tobillo quedó muy debilitado, en la siguiente temporada Curry solo pudo jugar 26 partidos y, por segundo año consecutivo, tuvo que pasar por el quirófano. En ese momento, con 24 años de edad, 3 temporadas en la NBA, 2 cirugías en el mismo tobillo y un contrato que vencía en 6 meses, el futuro de Steph se presentaba sumamente incierto.

Afortunadamente, los Golden State Warriors decidieron apostar por él y ahora, 5 años después de su segunda cirugía, el cara-de-bebe con tobillos de plastilina logró alzarse con su segundo título de la NBA.

Kevin Durant

Desde temprana edad Kevin Durant siempre fue el más alto de su grado. Lamentablemente, a esa edad, esto no era una bendición. Los niños pueden ser muy crueles con quienes ellos ven como diferentes  y la estatura de Kevin lo hizo blanco de burlas a lo largo de la mayor parte de su escolaridad. Esto le afectó mucho, volviéndolo un chico cohibido e inseguro. Hasta que llegó a su vida Charles Craig.

Craig era entrenador del equipo de basket de la liga amateur americana donde Durant empezó a hacer sus pininos. El entrenador empezó a darle confianza y a moldearlo en jugador estrella. Tanto así que, a los 11 años, Kevin logró su primer campeonato en el circuito amateur, anotando 18 puntos en la segunda mitad de la final. Craig fue una figura paterna vital en la vida de Durant, ayudándolo a cultivar su confianza y seguridad en sí mismo.  Desafortunadamente, cuando Kevin tenía 16 años, Charles fue asesinado luego de una pelea fuera de una discoteca. Hasta el día de hoy, el número de camiseta que usa Durant es la edad que tenía Craig el día de su muerte: 35.

Durant logró sobreponerse a esta tragedia, tuvo una carrera basquetbolista colegial y universitaria dominante, llegó a la NBA, se coronó mejor anotador de la liga en los años 2010, 2011, 2012 y 2014, y fue elegido mejor jugador en el año 2014. Después de todos esos logros a lo largo de 9 años con el Oklahoma City Thunder, llegó el momento de decidir si renovaba con el Thunder o si buscaba nuevos retos en otro equipo. Al elegir los Warriors, Durant fue duramente criticado, no solo por toda la ciudad de Oklahoma City, quienes tomaron este gesto como una traición a su comunidad , sino por gran parte del resto de la NBA quienes sintieron que estaba optando por el camino más fácil hacia un campeonato.

A pesar de toda esta adversidad, el niño flacuchento y torpe que sufrió burlas y tragedia, logró, finalmente, coronarse Campeón de la NBA.

Zaza Pachulia

Zaza Pachulia creció rápidamente de niño, a los 13 años ya medía más de 2 metros de estatura y a los 14 años fue contratado para la cantera de un equipo profesional turco. A esa edad tuvo que mudarse a Turquía, desde su natal Georgia, para empezar el largo camino hacia el sueño de la NBA. Su padre, Davit, decidió acompañarlo para ayudarlo a aclimatarse. Durante el primer año de esta aventura, padre e hijo forjaron un lazo inquebrantable y la carrera basquetbolística de Pachulia parecía bien encaminada. Sin embargo, al regresar a Georgia luego de ese primer año en Turquía, Davit sufrió un ataque cardiaco fatal; Zaza tenía 14 años.

Cinco años después, cumplía su sueño de llegar a la NBA. Pero hacerse de un lugar y mantenerse no ha sido fácil para el georgiano. Los americanos son muy críticos de los jugadores que vienen del extranjero, en especial de los europeos. Su apariencia física, una mezcla entre Sloth Fratelli de la película Los Goonies y Rocky Balboa después de pelear con Iván Drago, no lo ayudó a ganarse el respeto de sus pares. De hecho, Pachulia es uno de los jugadores que ha participado en más peleas en los últimos años y que más enemistades se ha ganado en la liga.

En el primer partido de las semifinales de este año Zaza tuvo una participación desafortunada en la lesión de la estrella de los San Antonio Spurs, Kawhi Leonard. Casi al comenzar la segunda mitad del partido, Leonard se elevó para lanzar y cayó sobre el pie de Pachulia quien lo marcaba muy de cerca. Kawhi re-agravó una lesión al tobillo que venía arrastrando desde hacía semanas  y quedó fuera de la temporada. Muchos, empezando por el entrenador de los Spurs, acusaron a Zaza de ser un jugador sucio y de haber actuado con alevosía y premeditación. Las redes sociales reventaron con amenazas a su esposa e hijos y tuvo que contratar seguridad que los acompañe al colegio.

A pesar de esta preocupación familiar, unas semanas después, el “ogro” de Georgia logró alzarse como Campeón de la NBA. En algún lugar, Davit Pachulia está sonriendo.

 

Así que, la próxima vez que asuman que alguien la tuvo fácil, asegúrense de tener un conocimiento completo del panorama. Y cuando les toque enfrentar alguno de estos obstáculos que nos pone la vida, ya sea soportar la crítica pública, ser traicionados por nuestro propio cuerpo o sufrir la pérdida de un ser querido, recuerden siempre la enseñanza de estos Warriors: si le hacemos la lucha a la adversidad, todos podemos revelar al campeón que llevamos dentro.


Imagen: NBA

David Thornberry
Gerente de Proyectos en Magia Digital.
Creador del primer fantasy game del fútbol peruano: www.futfan.pe
Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...
To Top