CULTURA

Reseña:“Insensatez” de Horacio Castellanos Moya       

Alicia Lara Domínguez

Tusquets. 2004. 155 pp. S/.59

Desde finales de los años cincuenta del siglo pasado hasta comienzos de los años noventa, Guatemala padeció una de las guerras civiles más largas y crueles de la historia. El conflicto bélico se alargó durante décadas debido a la cantidad de actores que intervinieron en la guerra. A ello hay que añadir que, como el resto de la región centroamericana, fue un escenario de confrontación de los EEUU y la Unión Soviética dentro del contexto de la Guerra Fría. Sin embargo, la duración no es el elemento más conocido de la contienda. Las masacres y la extrema crueldad desplegada por ambos bandos, aunque con protagonismo especial del gobierno y los militares, son dos de los rasgos claves de esta guerra. La extrema violencia desplegada por las fuerzas gubernamentales fue especialmente intensa sobre los pueblos indígenas de Guatemala. Estos sufrieron un genocidio con asesinatos y matanzas sistemáticas. Todo ello fue recogido, una vez firmada la paz, en un célebre informe llamado Guatemala, Nunca más promovido por el obispo Juan Gerardi. Para entender el alcance de lo revelado por el informe, basta señalar que Gerardi fue asesinado dos días después de la publicación del documento. Justamente en los momentos previos a la publicación de este informe se sitúa Insensatez del salvadoreño Horacio Castellanos Moya (Tegucigalpa, 1957), publicado por Tusquets, sello habitual del autor en España.

Insensatez cuenta la historia de un escritor, el cual comparte rasgos con el propio autor, que acepta corregir un informe sobre los abusos a los pueblos indígenas de un país centroamericano durante la guerra civil. El protagonista se mostrará entusiasmado aunque con cierta cautela por lo que pueda revelarse en el documento. Promovido por un arzobispo, la corrección se llevará a cabo en las oficinas del arzobispado de la ciudad. Narrado en primera persona, el protagonista se empezará a sentir acosado, miedoso de cualquiera y especialmente en lo referido a los militares. Un ligue que pronto se convierte en una amenaza a causa de su novio militar y cualquier movimiento o anomalía levantará sospechas. No hace falta decir que las relevaciones del informe son considerables, poniendo en la picota a políticos pero especialmente al estamento militar. Las actuaciones del ejército serán protagonistas del documento cuya corrección será ardua por el fuerte contenido.

Castellanos Moya tiene una prosa ágil y cargada de ritmo. La narración no decae en ningún momento y logra condensar mucha información en muy poco espacio. En esta ocasión, el protagonista se puede entender como un trasunto del propio autor en un juego autoficcional muy habitual en el salvadoreño. Juega con referencias y detalles que buscan hacer dudar de la verosimilitud de lo narrado en un ejercicio de confusión. Castellanos Moya coge un hecho real y lo ficcionaliza aunque le añade otros elementos reales que nada tienen que ver con el suceso que se narra, dando como resultado una elaborada ficción que se mueve entre los límites de lo veraz y lo verosímil. El autor se divierte construyendo estos edificios narrativos con el objeto de plantear una interesante reflexión sobre ficción y realidad que recorre la práctica totalidad de su obra. Posiblemente este sea una de las obras donde mejor se puede apreciar. El protagonista de la obra es un personaje recurrente de la narrativa del autor salvadoreño y podemos encontrar analogías con el protagonista de El asco y de El sueño del retorno. Cínico, paranoico, desconfiado y despectivo al máximo, el lector se divierte con el personaje, que vive en permanente guerra con los demás y consigo mismo. En esta ocasión el rico contexto escogido por el autor, le permite reflexionar sobre la violencia, los estragos de la guerra, la impunidad pero sobre todo lo hace sobre los límites de la verdad. La reflexión final del libro no gira en torno a los abusos de la guerra sino en cómo de preparados estamos para conocer los hechos reales y cuál es el precio que estamos dispuestos a pagar por ello.

Insensatez es una de las obras maestras de la narrativa en español de los últimos años. Muy bien escrito, con un prosa afilada y un protagonista inolvidable, el escritor salvadoreño nos hace reflexionar sobre los límites de la verdad y de la realidad. Horacio Castellanos Moya es uno de los grandes autores de la literatura en español y obras como esta no hacen sino corroborarlo.

Enrique León Domínguez
Nacido en Sevilla y licenciado en Historia por la Universidad de Sevilla. En esa misma institución cursé el Máster de Enseñanza Secundaria y el Máster de Estudios Americanos. Actualmente soy Doctorando en Literatura hispanoamericana con una tesis sobre literatura centroamericana. Lector desde siempre, en los últimos tiempos también hago críticas literarias de narrativa hispanoamericana contemporánea. Soy el responsable del blog Fondo de Lectura (fondodelectura.wordpress.com) y colaboro en la Revista Vísperas.
Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...
To Top