CULTURA

Reseña: “Duelo” de Eduardo Halfon

Alicia Lara Domínguez

Libros del Asteroide.2017.106 pp.

Siempre que leo una novela de la última serie del guatemalteco Eduardo Halfon (Guatemala, 1971), recuerdo a un profesor refiriéndose al individuo y la memoria. Cómo cada uno se convertía en un archivo andante que acumulaba información y cómo la experiencia vital modificaba la percepción y valoración sobre la experiencia propia.En su más reciente publicación, el escritor continúa el viaje a sus recuerdos y al pasado de su familia.

Duelo cuenta las indagaciones de un personaje, identificable con el autor, que bucea en la historia familiar en busca de un hermano perdido de su padre. Todo comienza con una anécdota, en la que el protagonista pensaba que el hermano de su padre había muerto ahogado en el lago Amatitlan, donde su abuelo tenía un chalet. Este punto de partida se revelará erróneo y a partir de ahí el narrador intentará desenmarañar sus propios recuerdos, explorando en la memoria de su familia paterna. Se trata de contar el destino incierto del familiar, que realmente existió y que se sabe que murió para, de paso, ordenar los enmarañados hilos de la memoria. Una sucesión de anécdotas del pasado, junto con una investigación del presente, irán desvelando la verdadera naturaleza del recuerdo para concluir en un ejercicio de memoria colectiva al recordar a los auténticos ahogados del lago Amititlan.

Eduardo Halfon presenta esta nueva novela con parecidas características a la de sus anteriores libros, Monasterio y Signor Hoffman. El narrador es parecido (claros ecos autoficcionales), en algún momento se le menciona como signor Hoffman, en un claro guiño a su anterior obra, los temas son los mismos y los mecanismos desde los que se parte (la anécdota, el dato erróneo u olvidado por el pasado del tiempo) son similares aunque el resultado no sea el mismo. En esta ocasión el libro está por debajo de los otros dos precedentes. La narración comienza muy bien y conforme avanza, la historia gana cuerpo con momentos muy logrados como lo referido al malogrado encuentro entre el abuelo y su hermano díscolo. Pero el último tercio flojea, especialmente en un interminable recuento de fallecidos que no acaba por funcionar. Este recuento mortal, imposible no pensar en la parte cuarta de 2666, es cuanto menos burocrático y si se acepta que esta podría ser la intención del autor, no acaba uno por sentirse hastiado ante esa lista de horror cotidiano. No es un mal libro pero acaba el lector pensando que demasiado pronto se le agotó al autor el prometedor punto de partida. Además, al contario de otras obras de Halfon, aquí existe cierto desequilibrio entre lo que se cuenta del pasado y la historia del presente. En esta ocasión, el lector agradece cada inmersión en la fascinante memoria familiar de Halfon, real o inventada, mientras que puede acabar por aburrirse de los dubitativos pasos del protagonista en su indagación por aclarar su equívoco con el lago, el niño ahogado y el hermano de su padre.

Duelo es un peldaño más de la obra de un autor singular de la narrativa en español. Sin embargo, en esta ocasión el resultado final no acaba por convencer con una propuesta similar a las anteriores obras, aunque menos consistente. Pero pase lo que pase, yo volveré a Eduardo Halfon y sus novelas sobre la memoria, la identidad y la familia.

Enrique León Domínguez
Nacido en Sevilla y licenciado en Historia por la Universidad de Sevilla. En esa misma institución cursé el Máster de Enseñanza Secundaria y el Máster de Estudios Americanos. Actualmente soy Doctorando en Literatura hispanoamericana con una tesis sobre literatura centroamericana. Lector desde siempre, en los últimos tiempos también hago críticas literarias de narrativa hispanoamericana contemporánea. Soy el responsable del blog Fondo de Lectura (fondodelectura.wordpress.com) y colaboro en la Revista Vísperas.
Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...
To Top