CULTURA

Paloma sobrevuela Los Ángeles

(La primera versión de este texto se perdió para siempre por una falla del sistema operativo creado por Bill Gates. No habrá nunca la posibilidad de recuperarlo tal cual pero sí, tal vez, la oportunidad de construir algo a partir de la experiencia de hacerlo. Siempre quedarán las experiencias.)

Caminar rodeando el abismo. Vivir con el miedo de caer en el olvido de manera casi permanente. Ser artista es una apuesta de por vida. Sobrevivir en un ambiente que puede asfixiarte de no tener la fuerza y convicción suficiente, siendo miles los que compiten por la oportunidad que tú tanto anhelas. Paloma Fevi lo sabe. Antes de cumplir la mayoría de edad sufrió la pérdida de su padre, teniendo que declinar su decisión de mudarse a la capital estadounidense a estudiar.  Tras un corto período en nuestro país, viajó a New York sin sentirse a gusto del todo. Tuvo que ir al otro extremo de Estados Unidos para encontrar la ciudad que la enamoraría: Los Ángeles.  Pero como toda historia de amor, el goce no viene gratis. Implica trabajo y esfuerzo constante. Y no todos están listos para ellos.

Cuando le pregunto por sus mayores temores, Paloma me brinda una respuesta con la que quienes decidieron alguna salir de su país se  podrán identificar: no tener suficiente dinero para sobrevivir. Y si decides consagrar tu vida al ámbito artístico, los riesgos son muchísimos más altos. Tener que ir a audiciones y probarle a alguien más que tú eres aquella persona que imaginaron para su obra. Lograr el papel y la oportunidad de interpretar a alguien más y sentirte satisfecho.  Reinventarte día a día en cada personaje para no fallarle a uno mismo.

Dicho esfuerzo trae recompensas de vez en cuando y es que una ciudad cuyo nombre rememora a seres de otro mundo te debe permitir conocerlos de vez en cuando. Paloma guarda los más gratos recuerdos de sus breves pero significativos encuentros con Seth Rogen y Neil Patrick Harris. De este último, su consejo  de no dejarse abrumar por la preocupación por el corto plazo y  terminar aceptando oles como extra. Difícil porque es un camino común, pero a veces hay que hacerle caso a los que saben. Serán menos puertas pero un mejor filtro. Y lo trágico puede volverse divertido si se encuentra la forma de darle la vuelta de tuerca.

Por ahora,  Paloma ya dio algunos pasos asumiendo roles en campañas publicitarias y videoclips. Ya están por llegar los roles que tanto desea. Cuenta con la experiencia de estos años, capital nada despreciable al momento de asumir nuevos retos, y el recuerdo de aquellos quienes la inspiraron y la marcaron. Nadie será capaz de arrebatarle las obras que se quedaron impregnadas en su memoria, como las películas de Pedro Almódovar y Woody Allen, el teatro de Yuyachkani o esa hipotética banda sonora de su vida que conformarían las canciones de Soda Stereo, La Liga del Sueño y Coldplay. Tal vez lleguen muchos momentos duros, capaces de hacerla dudar de las decisiones que tomó. ¿Quién no es vulnerable a ello?. Pero Paloma estará lista para contestar que no va a desistir. Aún no.

Sebastián Uribe
25 años. Economista de la Universidad de Piura y administrador de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Estuvo en el curso de Economía del BCR. Ha publicado reseñas en El Dominical, El Roommate y Solo Tempestad. Su blog personal es “Un perro romántico”. En la actualidad anda buscando espacio para sus libros.
Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

To Top