CULTURA

Opinión: Macedonio de la Torre

Una persona muy preocupada por la naturaleza no puede esconder su sensibilidad y habilidad para el arte, para imaginar y plasmar sus más íntimas visiones y sus más alucinantes selvas. Alguien que no tiene que envidiarles a sus contemporáneos patriotas y que se codea, sin ningún problema, con los grandes artistas de inicios del siglo XX. Estoy hablando del pintor impresionista y expresionista con un estilo único de pintura abstracta; el trujillano Macedonio de la Torre.

 Como amante de la naturaleza no pudo dejar de plasmarla e inmortalizarla en sus lienzos con un estilo propio de los grandes maestros. Su gran talento lo llevo a retratar a su familia, amigos y a Cristo.  Pero lo que más impacta y cautiva son sus “Visiones” y “Selvas” un singular expresionismo que llevan su toque personal salido de su alma.

Es muy difícil elegir una de las tantas selvas pintadas por Macedonio, he elegido una de mis favoritas. La gran mayoría de sus obras han sido pintadas sobre una superficie dura y lisa para poder utilizar la técnica de la espátula. Dejando en la superficie la fuerza y el carácter inevitablemente sincero. La composición centrada casi simétrica contiene un horizonte que divide los arbustos de las hojas de los árboles. Flores que sobresalen de las lianas entrelazadas por ramas que vibran por el contraste de los colores complementarios rojo y verde perfectamente armonizados con el ocre y amarillo: los cuales predominan en el cuadro. Las siluetas de los troncos que marcan un ritmo vertical indicando una luz a lo lejos en el medio de la obra, como si estuviésemos perdidos en medio de la selva y hemos encontrado una salida; hemos visto la luz.

Paraísos personales que captaban de alguna manera en un color y tamaño distinto una parte de su espíritu que solo él supo compartirlo para los demás. Era tan grande su devoción por la naturaleza y tan noble su espíritu que en una ocasión que iba a su estudio, el cual quedaba en el centro de Lima, acompañado por su nieto y mi papá. Les pidió que detuvieran el auto para abalanzarse sobre la puerta de una casa de un desconocido. La insistencia del artista era para ofrecerle a la dueña de la casa que el cuidaría de su jardín ya que no podía verlo así de descuidado.

Como hace más de 30 años atrás este hombre tenía esta visión por el cuidado de la naturaleza como un instinto natural, un ejemplo de respeto y cuidado que es digno de admirar y respetar no solo por otros artistas sino por personas de todas las profesiones.  Macedonio de la Torre es un artista trujillano con una pasión por la naturaleza y sus creaciones naturales, un gran artista peruano y un artista para el mundo entero.

 Autorretrato Víctor Macedonio de la Torre Romero. Óleo sobre tela. 64x54 cm


Fuente de la Imágenes: Macedonio de la Torre © (Blogspot)

Juan Pedro Baca
Egresado de Arte por la PUCP, pero artista desde los 4 años. Luego de dejar la carrera de Arquitectura por el Arte descubrió su vocación por la educación. Es enófilo apasionado y de grande quiere ser bombero.
Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...
To Top