CULTURA

¡Hagamos más ruido!

Resulta imposible dejar la subjetividad de lado al momento de hablar sobre arte. Y es que, cómo se podría ser objetiva frente a tanto impresionante talento y una historia inmensamente conmovedora. Mucho Ruido Por Nada, dirigida por la siempre genia Chela de Ferrari, nos presenta un clásico de Shakespeare adaptado a nuestros turbulentos tiempos, en donde reina el caos y la violencia en una sociedad machista y agresiva. Esta maravillosa comedia con divertidos toques musicales nos hace saltar de emoción, derramar algunas lágrimas y reír hasta no poder más.

Un espectacular elenco conformado en su totalidad por actores hombres nos transporta a los inicios del teatro, ahí cuando las mujeres no tenían permitido subirse a un escenario y mucho menos trabajar. Lo brillante e ingenioso de mantener esta medida en la dirección, es que, al no exigírseles comportamientos y caracterizaciones femeninas, la atención no se desvía de la trama. La obra aborda distintas temáticas que para ese entonces resultaban normales, y que, desgraciadamente hasta el día de hoy perduran.

La supremacía de lo masculino y la violencia de género están presentes a lo largo de toda la historia y se desarrolla de diferente manera según cada personaje. Encontramos al enamorado que cegado por los celos pierde los estribos, a la novia sumisa y golpeada tanto física como emocionalmente, al arrogante y egocéntrico que cree tener a todas las mujeres del mundo, al príncipe que siente ser el gobernador máximo, al padre controlador, al villano -por supuesto – entre otros.

El final presenta un giro inesperado que poca fidelidad le guarda al desenlace original. La directora se propuso plantear una alternativa un poco más arriesgada que refleje como un espejo la situación actual en la que vivimos. La interacción de los actores con el público crea una dinámica especial que nos hace ser parte fundamental de la puesta en escena. De esta manera, la versión peruana de Mucho Ruido Por Nada, nos presenta quizás a un Shakespeare moderno que escucha cd’s y baila “La macarena” y nos deja con un mensaje precioso que nos invita a ponernos de pie y gritar; a protestar y luchar por la igualdad. ¡Hagamos más ruido! A decir a todo pulmón “el amor es para todos”.

No dudaría en decir que esta sea, probablemente, la mejor obra que se ha hecho en el Perú. ¡Bravo para todos! Quedan pocas semanas. Se presentan en el teatro Peruano Japonés.

 

María Paula Regalado
Estudiante de Comunicaciones en la Universidad de Lima. Habladora hasta los huesos y escritora de nacimiento. Vivir para el arte y arte para vivir. Autora del blog Todas Nuestras Estrellas.
Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

To Top