BACKSTAGE

Greta Van Fleet: Rock clásico en tiempos modernos

Si el rock está muerto, tampoco existiría el cliché complementario de escribir música lo más parecido posible a la mejor época de este género. Bajo este contexto, Greta Van Fleet se toma muy a pecho este reto y, busca sacar provecho de una audiencia melancólica por bandas de un rock clásico y pesado que está en peligro de extinción. Aquí te contamos un poco más sobre este grupo que aspira salir adelante con esta misión.

Greta Van Fleet es un cuarteto de chicos jóvenes que están fuera de sintonía con su época. Estos millenials son, sin complejo alguno, el recuerdo vivo de la época dorada del rock clásico. Criados en puro Rock n’ Roll en la ciudad de Frankenmuth en Michigan – Estados Unidos, los hermanos Kiszka (gemelos Josh en la voz y Jake en la guitarra, junto con Sam, el hermano más joven, en el bajo) formaron la banda en el 2012 con el baterista Kyle Hauck, quien fue reemplazado, posteriormente, por Danny Wagner en el 2013. A principios de 2014, grabaron un EP en vivo, titulado “Greta Van Fleet: Live in Detroit”, y, pronto, el grupo firmó con Lava Records por Jason Flom y el sello empujó “Highway Tune” a principios de 2017, usándolo como presentador para su EP debut de 4 canciones, “Black Smoke Rising”.

La característica más resaltante de GVF, y la que llama más la atención del público, es su sonido idéntico a Led Zeppelin. Por ejemplo, “Safari Song”, la segunda canción del “Black Smoke Rising”, el guitarrista, Jake Kiszka, evoca un poco de mística y cita “Black Dog” en el solo, mientras que Josh, el cantante, desata un histérico grito vikingo y, alrededor de una docena de “oooh mama”, el baterista Danny Wagner golpea la batería como si estuviera a punto de embarcarse en un “Moby Dick” de 20 minutos. El nivel de mímica sónica es increible y totalmente descarado. Si Zeppelin le robó su acto a Willie Dixon, Greta Van Fleet está decidida a robarlo nuevamente.

Pueden llamar a los hermanos Kiszka lo que sea, pero nunca los llamen retro. Incluso si el primer sencillo al estilo de Led Zeppelin de la banda, “Highway Tune”, tiene un estilo de rock de arena de la década de 1970, GVF está labrando su propio camino con canciones de hippie influenciados por todos, desde John Lee Hooker y Tchaikovsky hasta Led Zeppelin, The Who, Jimi Hendrix, etc., manteniendo el ritmo con bandas como Highly Suspect y Royal Blood gracias a un sonido fresco que estos hermanos han estado perfeccionando durante la mitad de sus vidas.

Con 10 shows ya agotados en su próxima gira, más de 2.6 millones de streams de “Highway Tune” en Spotify hasta la fecha y más de 1.6 millones de visitas de YouTube, este viernes 10 de noviembre, lanzan “From the Fires”, su segundo EP con cuatro canciones nuevas de un cancionero lleno de docenas de canciones que compiten por espacio en su próximo álbum debut.

 

Alejandro Urbina
Bachiller en Comunicación y Marketing de la UPC, y melómano desde que tengo uso de razón. No soy dueño de la verdad absoluta, solo me gusta compartir mi opinión/perspectiva de esta adicción sin remedio llamada música.
Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...
To Top