CULTURA

Entrevista: Cristian Alarcón y la animación audiovisual de nuestro pasado

Cristian Alarcón Ismodes es uno de los más jóvenes y destacados artistas audiovisuales peruanos. Su trabajo, vinculado al mundo de la arqueología y el universo prehispánico lo ha llevado a ser parte de algunos de los proyectos más interesantes de los últimos años, como el fascinante Museo Inkariy o la reciente exposición “Nasca”, organizada por el Museo de Arte de Lima. Tuvimos oportunidad de conversar con él. Aquí la entrevista completa.

  • A lo largo de tu carrera has participado en varios proyectos audiovisuales vinculados al mundo prehispánico peruano, ¿cómo surgió el interés por esta temática?

Es un interés que viene de mucho tiempo atrás.  Siempre sentí fascinación por la iconografía e historia prehispánica. En los primeros años que comencé con la animación, me acuerdo haber escrito un guion y realizar algunos diseños para un cortometraje en stopmotion sobre unos personajes de cerámica Vicús, un proyecto que no se pudo llevar acabo.

Pero el real punto de partida fue la invitación de Edi Merida y familia para formar parte del que era un increíble proyecto y hoy es una maravillosa realidad llamado Museo Inkariy en el valle del Urubamba en Cusco.

La realización del video La rebelión de los artefactos basado en el mito y la iconografía moche para la sala Mochica del Museo supuso un gran desafío, tanto en la elaboración del guion, el arte, la recreación y los efectos que se utilizó para la producción de esa pieza.Trabajar en los audiovisuales y demás proyectos con el equipo de artistas y especialistas del museo en este lugar tan mágico como es el valle Sagrado convirtió aquella fascinación por el mundo prehispánico en toda una pasión.

  • En el Perú, ¿El trabajo audiovisual vinculado al patrimonio cultural antiguo, ha despegado, o aún hay mucho camino por recorrer?

Aunque en la actualidad exista una mayor producción de videos, películas, música, videojuegos y demás productos audiovisuales basados en nuestro patrimonio cultural tanto material como inmaterial, la inmensa cantidad, variedad y riqueza de este hace que todo esfuerzo en investigación, protección y difusión parezcan solo pequeños pasos.

  • Mitorama es uno de tus proyectos más destacados, ¿podrías contarnos un poco sobre su historia?

Luego de mi experiencia en el Museo Inakriy soy invitado por el museo Amano para la realización de los audiovisuales de su nueva museografía dirigida por Bruno Alva. Junto a Bruno elaboramos los conceptos de lo que serían estas nuevas 4 piezas audiovisuales basados en 4 piezas textiles icónicas y representativas del museo que pertenecieron a las culturas, chavín, paracas, Wari e Inca. El primer video trata sobre la técnica del textil de Karwa. en el segundo sobre la simbología iconográfica de los bordados en los mantos paracas. En el tercer video sobre el uso ceremonial de un unku en la cultura wari. Y finalmente el último video trataba sobre los tocapus en la vestimenta del inca.

Para cada temática planteé una técnica diferente de animación. Cada audiovisual se convirtió en todo un desafío técnico. Desde la recreación digital, la animación y el trabajo con actores.

Ya para este proyecto tuve que armar un grupo de colaboradores a manera de estudio.  Es así que se crea Mitorama un estudio dedicado a la investigación producción y experimentación audiovisual basada en la cultura andina y su gran legado prehispánico.

Trabajando con diferentes especialistas desde arqueólogos, antropólogos e historiadores como con diseñadores, artistas digitales, animadores 3D, etc.

  • Tu trabajo ha estado presente en la reciente exposición “Nasca”, organizada por el MALI. ¿Cómo fue esta experiencia y el proceso?

Otra gran experiencia. Cecilia Pardo y su equipo me convocan para hacer los audiovisuales de esta tan imponente muestra. Y por supuesto yo encantado. Fueron tres animaciones las realizadas:   la animación de un Ancestro sobrenatural representado en un cántaro Nasca, la reconstrucción del fardo funerario Wri kayan 378 y la animación de los personajes de un manto de Kawachi.

Para la animación del ceramio partimos de un redibujo de Golte (1999) para la recreación posterior de todas las piezas y personaje que eran parte de este ceramio.  Gracias al apoyo del MNAAHP se pudo fotografiar la totalidad de la vasija en todos sus ángulos para una correcta reconstrucción 3D de la pieza y su posterior animación.  La cantidad, variedad y complejidad de sus personajes se convirtió en un desafío creativo a la hora de animar, pero sobre todo fue un verdadero deleite.   Fueron muchas horas de trabajo y emoción.

Para la reconstrucción del fardo funerario Wri kayan 378, fue necesario fotografiar y registrar la mayor cantidad de piezas que eran parte de este fardo.  Basados en los cuadernos de Julio C. Tello, los dibujos de Alejandro González Trujillo y los textos de Ann Paul trabajamos junto a los especialistas del Mali en una correcta reconstrucción de las partes y etapas del envolvimiento de un fardo funerario. Un trabajo que fue bastante largo y arduo. Y junto a modelares y animadores 3d fuimos poco a poco logrando todas las características de esta pieza animada.

La tercera pieza, la animación de los personajes del mato de Cahuachi fue una muy grata recompensa personal para mí. Este textil que fue restaurado especialmente para esta muestra del MALI, solo había sido mostrado públicamente antes, pero aparecía en un documental de Discovery Channel. Documental que había visto yo hace un tiempo atrás y me dejo con muchas de ganas de verlo físicamente en su totalidad. Así que fue una gran emoción registrar la pieza ya restaurada en los laboratorios del MALI.  Y por supuesto fue tanto más emocionante recrearla y animarla.

  • Has sido ganador de diversos premios, becas internacionales y has conocido el trabajo de otros artistas audiovisuales, ¿estas experiencias han influenciado en tu trabajo?

Es una gran experiencia. La posibilidad de viajar a diferentes países y conocer la diversidad de culturas, sociedades, personas es muy enriquecedora. Pero creo que la mayor influencia que ha tenido en mi trabajo en todo caso en el proyecto Mitorama. Es en aquella experiencia de buscar entender y comprender la variedad y complejidad de pensamientos, lenguajes, cosmovisiones y entendimiento que tienen las diferentes culturas del mundo.  Y es en esas diferencias y similitudes que encuentras es cuando comienzas a construir, cambiar o transformas tus propias formas de ver y accionar.

  • ¿Qué proyectos tienes para el futuro?

Tengo algunos proyectos en los que vengo trabajando, algunos en pleno desarrollo otros un poco estancados. En proceso tengo algunos bocetos para trabajar sobre ciertas cerámicas moches específicas relacionadas a la sexualidad y su relación con la vida y la muerte. Y de las cosas que están atascadas hace un tiempo, es un guion para un largometraje sobre los incas de Vilcabamba.

________

Imágenes cortesía de Cristian Alarcón.

Rolando Flores
Soy un mochicólogo disfrazado de historiador. Mi mayor interés es investigar a la Civilización Mochica, especialmente a la asentada en los valles del Alto Piura, para aportar a la continuidad del debate sobre uno de las sociedades más fascinantes y complejas del nuevo mundo.
Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...
To Top