CULTURA

Reseña:“33 variaciones”,agonía y obsesión en Ludwig Van Beethoven.

Difusión

 

“La transfiguración es una idea interesante. La de transformar algo en algo mejor. Correrse de lo banal a lo exaltado”, acierta la musicóloga Katherine Brandt en medio de un monólogo recitado en la penumbra. Implacable, la enfermedad viene haciendo su trabajo, pero ella no abdica. Necesita entender la causa primaria de todas las cosas lo que en su caso reside en el desbordado ejercicio de creación al que se sometiera Ludwig Van Beethoven durante el período crepuscular de su vida. Sin saberlo, estudiosa y estudiado se encuentran conectados por una búsqueda común: la trascendencia.

El montaje de “33 variaciones”, un texto de Moisés Kaufman dirigido por Marco Mühletaler y Lucho Tuesta, explora mediante dos historias paralelas cuestiones tan terrenas como el afán de legar cuanto pueda sobrevivir a nuestra finitud, la conquista última del sentido expresado en la obra viva de quien se resiste a sucumbir a la muerte, la verdadera muerte que es el olvido. Y ello aunque en el camino terminemos por liquidar nuestro cuerpo, a saber, la ligazón por excelencia con el mundo terrenal.

En un texto bellísimo, Alberto Flores Galindo reflexiona sobre el conmovedor impulso vital de José Carlos Mariátegui frente su inminente final. De él, rescata esta cita: “Agonía no es preludio de la muerte, no es conclusión de la vida. Agonía – como Unamuno escribe en la introducción de su libro – quiere decir lucha. Agoniza aquel que vive luchando; luchando contra la vida misma. Y contra la muerte”[1].Visto de esta forma, tanto la doctora Brandt como Ludwig Van Beethoven constituyen, aunque separados por doscientos años el uno del otro, seres agónicos. Cada uno a su manera está enfrascado en una empresa personal donde la obsesión por culminar el último de sus afanes antecede al más básico instinto de auto preservación.

La invitación que cursa el vienés Anton Diabelli a los que él considera como los mejores de su tiempo, con el fin de obtener de ellos una serie de variaciones de un vals de su autoría es rechazada en primera instancia por Beethoven para luego ser asumida con febril entrega incluso a pesar de su casi absoluta sordera y una salud cada vez más deteriorada. En un trance similar se encuentra la doctora Brand, quien pese a la negativa de su hija, emprende el viaje a Bonn consciente del riesgo de no regresar más. Ella quiere entender las razones que llevaron al compositor a entregarse tan empeñosamente a un vals que empezó calificando como vulgar y mediocre.

Desbordados y erráticos, ambos descubren, sin embargo, que en la transfiguración, es decir, en la transformación de un estado de cosas a otro, más bello y mejor, la esperada respuesta a sus tribulaciones. Así, Beethoven explora innumerables iteraciones musicales que alejan el vals de Diabelli de lo banal acercándolo a lo sublime y Katherine Brandt redescubre en su hija la posibilidad mejor de una vida entregada al permanente esfuerzo por la autorrealización personal. Clara no busca aferrarse a una sola cosa en su vida. Siempre está cambiando, explora posibilidades, adopta las que desea, las agota y pasa a otra cosa. La variación se convierte, pues, en la constante que atraviesa no solo el último tramo de las dos figuras centrales, sino en un modo de estar en el mundo que en sus casos deriva también en la adopción deliberada de la condición agónica.

“33 variaciones” conmueve por la forma insospechada en cómo conecta sus nodos argumentales hacia una reflexión integral de la existencia humana en donde el arte, la vida y la muerte son las voces que hacen parte de un mismo coro. Resaltan, qué duda cabe, las interpretaciones de Roberto Moll y Martha Figueroa, quienes en las pieles de Beethoven y Katherine Brandt, nos enseñan que la belleza también es de este mundo. Y así se dio a ser, se dio de esta forma y se convirtió en lo que es.

33 variaciones

Dramaturgo: Moisés Kaufman

Dirección: Marco Mühletaler y Lucho Tuesta

Elenco:

Roberto Moll ………………. Ludwig van Beethoven
Martha Figueroa ………….. Dra. Katherine Brandt
Patricia Romero ………….. Clara Brandt
Ricardo Velásquez ……….. Anton Diabelli
Óscar Meza ……………….. Mike Clark
Grapa Paola …………..……. Dra. Gertrude Ladenburger
Gustavo Mayer …………… Anton Schindler
Silvia Valdivia ……………… Pianista

 

TEMPORADA
Del jueves 9 de mayo al lunes 15 de julio en el Centro Cultural de la Pontificia Universidad Católica del Perú.

 

[1] La agonía de Mariátegui. La polémica con la Komintern. Lima: Centro de Estudios y Promoción del Desarrollo, 1988.

Raúl Alvarez
Sociólogo. Casi treintón y con no mucha fe en el futuro.
Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

To Top