CULINARIUM

Opinión: Mi viaje a Tokyo

Hace un mes tuve la suerte de poder conocer Tokyo, una ciudad que se ha convertido en una de mis ciudades favoritas, tiene tanto que ofrecer, es increíble. Además de tener una cultura súper rica e interesante, la comida es de locos, las técnicas que usan, el respeto hacia los ingrediente y la forma de tratarlos… No hace falta decir que todo lo que probé estaba espectacular, se sentía el amor y dedicación que le ponen a todo lo que hacen.
La comida, la gente, todo era muy amigable, claro, no son afectuosos como somos los latinos, pero si muy hospitalarios y siempre con una sonrisa y muestras de respeto. La razón por la cual viaje a Tokyo fue por un evento con Gaggan en el Mandarin Oriental. Desde el día uno, el equipo del MO nos hizo sentir como en casa, honestamente cada persona que trabaja ahí nos ayudaba en lo que podía e hizo que nuestro tiempo trabajando ahí sea de lo más fácil y divertido.

Estuvimos doce días en Japón de los cuales ocho fueron en Tokyo. Como el viaje fue por trabajo, pasamos la mayor parte del tiempo en la cocina pero en cada rato libre que tuvimos, fue para conocer y disfrutar de esta increíble ciudad. Pudimos conocer los distritos más famosos de Tokyo, los templos, pueblos en las afueras, mercados, shoppings, etc.

Sin duda alguna lo que más me impresionó fueron los productos de primera que tenían, siendo peruana estoy acostumbrada a tener una enorme variedad de productos frescos y llenos de sabor, así que no es fácil viviendo afuera acostumbrarse a no tener siempre productos de ese nivel. Japón sin embargo me dejó con la boca abierta, no solo probe pescados y mariscos de los más fresco que hay, sino que también con unos sabores simples pero deliciosos.

Definitivamente lo que más me emocionó y gustó de mi viaje fue la comida, esos kilos de más al regresar a Bangkok valieron la pena. Tuve la suerte de comer en Ryugin (tres estrellas Michelin de comida tradicional japonesa) una experiencia única, no se puede usar perfume cuando comes ahí ya que interfiere con la comida, la presentación de los platos era de lujo, los sabores deliciosos con mucho umami y además muchos fueron algo que no había probado antes, un MUST si visitan Tokyo.

Aparte de Ryugin, comimos en distintos Omakases e Izakayas, ramen houses, etc. Qué increíble gastronomía la que tienen, me volví fanática del soba, del hígado de Rape, del Sushi (tan distinto al Nikkei), el Yakitori (versión japonesa de Anticuchos), Ramen, etc. Después del evento y de tanto salir a comer, terminamos el viaje con cuatro días libres para conocer cualquier lugar que queríamos en Japón.

Mi viaje terminó en Kusatsu, un pueblo famoso por el Onsen (baños termales), para relajar antes de regresar a Bangkok. Ahora solo quiero regresar, conocer y explorar más de Japón.

Francesca Ferreyros
Cocinera egresada de la carrera de gastronomia y arte culinario de Le Cordon Bleu Perú, viajando y aprendiendo, actualmente Stager de Gaggan.
Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...
To Top