CULINARIUM

Opinión: ¿Bembos? ¿Eres tú?

Hace varios años que había perdido la fe en Bembos. Así como Bembos me falló, me fallaron muchas cosas más en la vida y está todo bien, puedo lidiar con eso, puedo encontrar otras opciones… El problema es cuando extrañas.

Con el resentimiento por el mal manejo, la falta de amor y la dejadez de los nuevos dueños, escribí un artículo hace un buen tiempo que hablaba de mi decepción, mi falta de fe hacia ellos, de mi nostalgia, pero sobretodo de mi resignación a saber que no iban a volver más, que ser rico no estaba más en sus planes. Las hijas del ex dueño me lo habían comentado, el ex dueño estaba dolido, todo estaba mal.

Al parecer los nuevos dueños, el grupo Interbank hasta donde tengo entendido, tenían planeado entrar al rubro gastronómico con la mejor de las intenciones. Como empresa seria y grande están acostumbrados a hacer las cosas bien, pero como no todo puede ser perfecto en esta vida, se metieron a mareas desconocidas y no entendían cómo salir.

Toda empresa seria tiene sus altos y bajos, creo que bembos en la vida de Interbank fue su bajo más bajo si de dignidad hablamos. A Don Belisario no le iba excelente pero sin embargo era un producto nuevo, la fidelidad no estaba ganada, con Bembos la cosa estaba siendo distinta, no sólo estaban manejando mal el negocio sino que también estaban rompiendo corazones, como el tuyo, como el mío.

El tiempo a pasado bastante rápido y la recuperación de Bembos era inminente. No tenía lógica que una empresa seria no tenga un plan de contingencia o una solución a las críticas que tanto afectan a uno de sus negocios, así que era cuestión de tiempo para que le den la contra a mi falta de fe y recuperen lo que es suyo, la preferencia de la gente, su sabor y su calidad.

No soy fácil de recuperar, y aunque de pura casualidad termine parado en el Bembos de chacarilla, nunca estuvo en mis planes estarlo. La carne estaba jugosa y de tamaño decente, no flaca como de carretilla hamburratera; las verduras frescas y sabrosas; el pan esponjoso y todo en orden como diez años atrás. Extrañamente me sentía a gusto, aunque sé que Bembos me fue infiel, me sentía a gusto y creía reconocerlo como de verdad es, como si fuera rico otra vez, como si nuevamente respetarán su slogan de toda la vida ¨Como Bembos no hay otra¨, como si quisieran volver.

André Gallet
Egresado de la carrera de Gastronomía y Arte culinario de la universidad Le Cordon Bleu, empedernido cocinero que sigue persiguiendo sus sueños y espera nunca dejar de aprender.
Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...
To Top