COMA Y PUNTO

Opinión: Agua cruda, vida cruda

agua

Mi país está pasando por un momento complicado, no estábamos preparados para una catástrofe de esta magnitud pero, aunque me quiera engañar diciendo que no lo sabía, estaba más claro que el agua que si ocurría algo así las consecuencias iban a ser graves. Mi país es de prueba y error, no de prevenir antes que lamentar.

Prendí la tele de mi cuarto (después de casi ocho meses) para entender un poco mejor la gravedad del asunto. Escuchaba a gente mal informada hablando del estado de emergencia, de dónde está el presidente y de que cuando me baño uso poca agua para ahorrarla y que me dure para la siguiente (cuando hay gente que no ve agua hace dos días). Si, esos son los brillantes comentaristas en el horario que decidí ver las noticias. Guerrera, cómico/salsero, un torero mal informado y alguien más, guiando sus sabias opiniones de los memes que le llegaron a su celular.

Es así que por las imágenes, confirmé que todo andaba mal. Así como yo, había muchas personas que no entendían la gravedad del asunto con claridad. Ahora entendido, no nos queda otra que organizarnos, tomar cartas en el asunto y ayudar, ayudar,ayudar. Las últimas tres palabras son clave.

Hablo de personas poco informadas, pero no tienen ni punto de comparación con los alarmistas que fueron a comprar agua para su casa (si, para su casa porque las fotos más alarmantes con carritos llenos de agua, fueron en los primeros días cuando todavía nadie pedía ayuda formal) lo cual me genera mucha indignación.

La misma indignación que me daba, en alguna ocasión, trabajar en un restaurante sin agua. Tema súper delicado porque entiendo que cerrar un día, implicaría no ganar una buena suma de dinero. Pero, ¿es justo para las personas que pagan S/.90 por un plato y que este sea lavado con agua reciclada? Creo que no. Supongo que cuando tenga mi propio restaurante y todo se vaya a mi bolsillo lo entenderé… ¿No? Sinceramente, espero que no.

Se decía, como ahora el gobierno promete soluciones, que iban a llenar el tanque que se suponía que había. Pero el agua dejaba de salir de los caños y nunca más regresaba. Después de trabajar horas sin lavarme decentemente las manos, pedirle platos a los lavadores y que me los den apestosos, y rehusar sartenes y demás. No sabía si odiar a la municipalidad de Miraflores por cortar el agua (por obras), al dueño (por convenido y abusivo) o a mí mismo por renegar, no hacer nada al respecto y terminar entendiéndolo.

Total, así estaban las cosas en uno de los mejores restaurantes del mundo y yo no me podía quejar. Aunque ahora que lo pienso, tampoco era justo para nosotros que trabajemos así… Qué irónico todo eso. Si esperamos que los que están al mando, tomen decisiones por nosotros y por nuestro bien, probablemente esperemos mucho tiempo por algo que quizás no llegue. Es mejor tomar cartas en el asunto y actuar.

Sé que hay gente con corazón que ya está en acción y estoy agradecido con la vida porque muchos de ellos son amigas y amigos míos. Mucha fuerza mi Perú, lo que no nos mata nos hace más fuertes y sé que vamos a salir de esta como a lo largo de los años hemos salido de otras. Todos a poner un granito de arena por nuestra gente, los animales y nuestro querido país.

¡MI PERÚ UNIDO!

André Gallet
Egresado de la carrera de Gastronomía y Arte culinario de la universidad Le Cordon Bleu, empredernido cocinero que sigue persiguiendo sus sueños y espera nunca dejar de aprender.
Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...
To Top