CULINARIUM

Nutrición: ¿Tienes Síndrome Metabólico?

El síndrome metabólico no es una enfermedad en sí, es un conjunto de condiciones que aumentan el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares (ataque cardiaco, insuficiencia cardiaca, infarto cerebral, etc.) y diabetes tipo 2. Además, es un indicador cada vez más común que si se detecta nos puede ayudar a empezar un tratamiento y cambios en el estilo de vida con el objetivo de prevenir el desarrollo de dichas enfermedades.

¿Cómo se detecta?
El síndrome metabólico se diagnostica si una persona tiene mínimo tres de estas condiciones:
-Presión arterial elevada:                                >140/90 mmHg)
-Glucosa elevada en sangre:                           > 110 mg/dl
-Triglicéridos altos en sangre:                        >150 mg/dl)
-HDL (colesterol bueno) bajo:                        Mujeres: <30mg/dl y Hombres <50mg/dl
-Obesidad abdominal (circunferencia):        Mujeres >88cm y Hombres >102cm

Así, si una persona tiene tres o más de estos cinco indicadores tiene síndrome metabólico y con ello ya un riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares y diabetes tipo II, a pesar de que no tengan ningún síntoma o malestar en la actualidad. Además, si tiene antecedentes familiares de enfermedades, definitivamente el riesgo es mayor. Entonces en ese caso es importante acudir a un médico para que indique si se necesita algún tratamiento farmacológico o algunos exámenes adicionales, ya que estas condiciones también suelen estar relacionadas con la resistencia a la insulina. Esta es una condición en la que el cuerpo pierde sensibilidad a la insulina, una hormona producida por el páncreas que hace que la glucosa de la sangre pueda pasar a las células de todo el cuerpo, y por ello los niveles de glucosa e insulina en sangre se mantiene altos, favoreciendo la ansiedad, las ganas de comer, la acumulación de grasa y la dificultad para perderla.

Así que si tienes síndrome metabólico es importante acudir a un nutricionista para llevar una alimentación saludable que ayude a mejorar ya sea la presión arterial, los niveles de triglicéridos, glucosa o HDL en sangre, y a la vez contribuya con la perdida de peso. A esto se suma también la actividad física, que es pilar fundamental del tratamiento porque no solo nos ayudará a gastar energía y favorecer la perdida de peso, sino también ayuda a mejorar la sensibilidad del cuerpo a la insulina y con ello también mejoran los niveles de glucosa en sangre.

Con estos cambios se busca revertir el síndrome metabólico y reducir el riesgo del desarrollo de las enfermedades asociadas. Básicamente es una manera de prevenir, algo a lo que no estamos muy acostumbrados.

Por ello, si crees que tienes síndrome metabólico te recomiendo que empieces un cambio en tu estilo de vida hoy mismo y si crees que alguien cercano lo puede padecer sugiérele un chequeo medico. Lo mejor que puedes hacer es prevenir y no esperar a tener un ataque al corazón, un derrame cerebral, una diabetes confirmada, entre otras enfermedades para empezar el cambio.

Mariana Matallana Valdivia
Licenciada en Nutrición y Dietética con mención en Deporte y Actividad Física (UPC), y diploma en Nutrición para la Prevención de Enfermedades Crónicas No Transmisibles (UPCH). Me dedico a la consultoría nutricional hace cuatro años y también escribo en mi blog SanaManzana donde comparto mi pasión por la nutrición a través de recetas y experiencias. Disfruto mucho hablar sobre nutrición y me encanta motivar a otras personas a que creen hábitos alimenticios, coman más sano y lleven un estilo de vida más saludable.
Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...
To Top