CULINARIUM

Nutrición: ¿Por qué tenemos antojo por la tarde?

Imagina la siguiente escena, un día por la tarde todos haciendo sus actividades del día a día y tú lo único que puedes pensar es en un antojo. Aceptémoslo a quien no le ha pasado al menos una vez en su vida. La razón por la cual ocurren estos antojos y sobre todo por la tarde puede deberse a varias cosas, entre ellas la hipoglucemia, deshidratación o costumbre.

 

  • Hipoglucemia

Significa que tenemos poca cantidad de glucosa en sangre, es decir energía. Esta situación se puede generar cuando no hemos comido lo suficiente, cuando ya han pasado más de 3 ó 4 horas de la última comida o en caso de no haber ingerido suficiente fibra en nuestro almuerzo y básicamente estuvo compuesto por una alta cantidad de arroz, pasta, etc.

En la primera situación, el cuerpo al ser tan sabio, cuando recibe poco o nada de algún carbohidrato (arroz, menestra, papa, etc) reclama mediante el antojo. Así que, come lo suficiente de este grupo de alimentos, ya que son excelentes para mantenernos con energía, el detalle es comer con mesura.

El segundo contexto es algo natural, la comida da energía a nuestro organismo pero esta debe ser repuesta cada cierto tiempo ya que el combustible que nos ofrecen es limitado. Una opción ideal son las frutas porque dan energía por mucho tiempo evitando el picoteo.

En el tercer caso, cuando una persona come una alta cantidad de los alimentos antes mencionados provoca que la glucosa (energía) se libere rápidamente ocasionando energía instantánea pero cansancio y antojos después. Para acabar con ello basta con incluir una porción de verduras en el almuerzo, entendiendo por ellas en forma de ensaladas, guisos, saltados o parrilla y disminuir la porción de carbohidratos.

 

  • Deshidratación

La sed puede confundirse con hambre, así que antes de llevarte un bocado a la boca, analiza cuánta agua has ingerido hasta el momento, si es poca la cantidad bebida prueba con un par de sorbos de agua.

 

  • Costumbre

Los alimentos además de alimentarnos nos dan placer específicamente los que tienen alta carga de azúcar o grasa. Por eso nosotros podemos llegar a crear la necesidad de consumirlos ya sea en el día a día o ante situaciones de estrés, ansiedad, etc. Este último, es más un tema emocional más que fisiológico. Lo ideal en este caso es detectar la raíz del problema y buscar actividades que nos permitan lidiar con esa situación como hacer ejercicio, buscar pasatiempos diferentes, etc. El snack ideal son las frutas, frutos secos o yogurt para evitar antojos durante todo el día.

 

 

Alexandra Marquez Hinojosa
Licenciada en Nutrición y Dietética de la UPC. Se dedica a la consultoría nutricional desde hace 5 años. Ama prevenir enfermedades crónicas a través de la nutrición. Tiene gran interés por la sostenibilidad lo que la llevo a tener la especialidad en Responsabilidad Social y Sostenibilidad (ESAN). Miembro de Save Food, iniciativa mundial en contra del desperdicio de alimentos.
Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

To Top