CULINARIUM

Nutrición: Las propiedades de la Cúrcuma

La cúcuma, también conocida como palillo en el Perú, es una especia que ha ganado popularidad en los ultimos años debido a sus propiedades medicinales naturales. Si bien se puede encontrar en su forma original como tubérculo, se comercializa en polvo para ser agregada directamente a las preparaciones.

La cúrcuma se caracteriza por su intenso color naranja amarillento que tiene la capacidad de pintar rapidamente los alimentos, las manos y cualquier superficie. Sus propiedades nutricionales se deben a la curcumina y a los curcuminoides, quienes tienen propiedades antitumorales, siendo eficaces para la prevención y tratamiento del cáncer de mama, piel y colon. Además, tienen propiedades antiinflamatorias y por ello ayudan a complementar terapias para la artritis, dolores musculares y menstruales, etc. También, tiene compuestos estimulantes del sistema nervioso y estado de ánimo, siendo así denominado antidepresivo natural.

Las propiedades de la cúrcuma se mantienen si la agregamos casi al final de la preparación, por eso te recomiendo agregarla a tus preparaciones de 1 a 3 minutos antes de acabar de cocinar para evitar que se destruyan los curcuminoides. Puedes empezar agregando una pisca de cúrcuma al arroz integral cuando esté en la olla a punto de estar listo, espolvoreando en un pollo a la pancha, en una crema de verduras, puré, guisos, entre otros. Además, un dato importante para potenciar su efecto es combinarla con pimienta negra, ya que la piperina (compuesto de la pimienta negra) favorece la absorción de los curcuminoides y potencia sus propiedades.

En caso no te provoque agregar la cúrcuma a tus comidas puedes probar preparando una bebida con ella, algunas la llaman leche dorada.

Ingredientes
-1 taza de agua tibia (puedes utilizar una taza de leche de vaca o vegetal)
-1/4 cucharadita de Cúrcuma
-Jugo de limón (1/2 limón)
-Una pizca de canela (opcional)
-1/8 cucharadita Miel de abeja pura

Preparación
Agregar al agua tibia la cúrcuma, el jugo de limón, la miel. Revolver bien para evitar que la cúrcuma se deposite en el fondo de la taza y listo!

Mariana Matallana Valdivia
Licenciada en Nutrición y Dietética con mención en Deporte y Actividad Física (UPC), y diploma en Nutrición para la Prevención de Enfermedades Crónicas No Transmisibles (UPCH). Me dedico a la consultoría nutricional hace cuatro años y también escribo en mi blog SanaManzana donde comparto mi pasión por la nutrición a través de recetas y experiencias. Disfruto mucho hablar sobre nutrición y me encanta motivar a otras personas a que creen hábitos alimenticios, coman más sano y lleven un estilo de vida más saludable.
Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...
To Top