CULINARIUM

Nutrición: Ghee o mantequilla clarificada

El ghee o mantequilla clarificada, es una grasa utilizada hace más de 500 años con fines medicinales en la medicina ayurveda. Hoy en día es una grasa muy estudiada debido a sus grandes beneficios y a la capacidad que tiene de transportar nutrientes o hierbas medicinales a diferente órganos. Muchas personas evitan el consumo grasas animales debido a que son altas en grasas saturadas, de hecho el ghee proviene de la leche de vaca y en su composición tiene un 65% de grasas saturadas, pero son estas malas para nuestra salud? De hecho, una revisión de muchos estudios acerca del consumo de grasas saturadas publicadas en el American Journal of Clinical Nutrition indica que esa relación no
existe. De igual manera, estudios en animales demuestran que hay beneficios al consumir ghee en grandes cantidades es capaz de disminuir los niveles de LDL, VLDL, y triglicéridos. Asimismo, un estudio en una zona rural de la India demuestra que existe una disminución significativa en la prevalencia de enfermedades coronarias en hombres que consumen grandes cantidades de ghee.

Sin embargo, el origen de las grasas saturadas también juega un papel clave y hoy les voy a contar un poco más de mi grasa de origen animal favorita: El ghee.

Entre sus beneficios cabe mencionar:
-El ghee es una grasa alta en butirato un acido graso de cadena corta que juega un rol importante a nivel de nuestra salud intestinal y en la prevención de cáncer de colon. Asimismo, a esta grasa se le relaciona con pérdida de peso, ya que es capaz de reducir los niveles de insulina y glucosa en sangre.

-No contiene caseína ni lactosa. Por lo que el ghee es una excelente opción para pacientes con intolerancias, alergias y otras enfermedades intestinales inflamatorias, lo cual no ocurre con otros productos lácteos.

-Es rico en vitaminas liposolubles, es decir en vitaminas que para su absorción necesitan de grasas y como vienen en esta mantequilla clarificada su absorción es ideal. Dentro de estas cabe mencionar a las vitaminas K, A, D y E. Lo mismo ocurre si estás consumiéndolas como suplemento siempre deben ir acompañadas de grasas.

-Tolera altas temperaturas. De hecho el ghee tiene un punto de humeo más alto que el aceite de coco y que la mantequilla. Por lo que para cocinar es una excelente opción.

Por último, cabe mencionar que como todo el nutrición, la calidad es lo más importante. Consumir ghee de vacas que hayan consumido pasto y no semillas transgénicas es clave para gozar de los beneficios de esta grasa. Inclusive, la cantidad de ácido linoleico conjugado (CLA) en la leche de las vacas que consumen pasto es mucho mayor y a este último se le relaciona con una menor incidencia de tumores, disminución de colesterol y de la inflamación. Por lo general, puedes encontrar el sello “grass fed” que hace referencia que ese producto es de vacas que se alimentan de pasto.

Claudia Bustamante
Licenciada en Nutrición y Dietética con mención en Nutrición Clínica (UPC), y en Deporte y Actividad Física (UPC), Integrative Nutrition Health Coach (NY) y está cursando una maestría en nutrición (NUNM). Actualmente es miembro de la Asociación de Celiacos y se dedica a la consultoría nutricional personalizada y a dar talleres de nutrición y cocina saludable. La puedes encontrar a través de su fanpage Thani lifestyle donde comparte recetas ,tips nutricionales y consejos para lograr un estilo de vida saludable.
Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...
To Top