CULINARIUM

Nutrición: Cómo nutrirnos cuando somos madres

Este post está inspirado en todas las mamis y tod@s aquellos que cumplen esa labor. Enfocado principalmente en el cuidado nutricional de las personas que están a cargo de los pequeñines. Ya que he notado muchas veces en consulta que cuando los bebes empiezan a ingerir sus primeros alimentos las mamis y/o cuidadores tienden a subir de peso. Ante ello, aquí les traigo unos de los tips para contrarrestar esa situación.

  • Snacks saludables a la mano

Cuando los bebes se alimentan de manera continua queda un tiempo reducido para preparar los alimentos y es necesario una adecuada organización. Si el tiempo y el hambre nos gana terminaremos por comer lo primero que encontremos, para evitar ingerir alimentos poco saludables será mejor comprar frutas y acondicionarlas de ser necesario con anticipación, como también contar con yogurt o frutos secos que son aliados de la practicidad.

 

  • No comas todo lo que el niño/a deja

Muchas personas que se encargan de alimentar a los peques tienden a comer lo que el niño/a deja en el plato, ello no es malo, siempre y cuando no se coma más de la cuenta ni sea algo de todos los días, ya que sin que nos demos cuenta podríamos llegar a ingerir más de lo debido. Si consideramos los restos de comida que quedan en cada plato principal, snacks multiplicado por los 7 días de la semana y la cantidad de meses que ofrecemos alimentos. Lo mejor será respetar nuestras porciones e ingesta, y si estamos satisfechos con nuestras comidas y observamos restos de comida podemos a) guardarlo en caso se pueda o b) observar la cantidad que estamos ofreciendo y tener más cuidado con las porciones.

 

  • Bebe suficiente agua

Cuando los niños van creciendo son mucho más dinámicos que nosotros los adultos y es por ello que podemos llegar a descuidar nuestra ingesta de líquidos y tener deshidratación, lo que en ocasiones nuestro organismo puede confundir con hambre. Por ello, si no queremos estar comiendo demás es bueno además de comer balanceado estar bien hidratado.

 

  • Diversifica la alimentación

Si los niños ya están comiendo de la olla familiar, pero les cuesta comer algunos alimentos o les gusta comer unos específicos (ej. bistec y puré de papa) seamos creativos, diversifiquemos los alimentos, preparaciones, pero sobre todo tengamos paciencia a la hora de presentar los platillos, ya que de esta manera le daremos oportunidad al peque que pruebe diferentes opciones y sabores. En el ejemplo dado, podríamos variar el bistec por una hamburguesa de menestra o unos nuggets de pollo al horno. De esta manera el cuerpo recibirá diferentes nutrientes y no terminaremos por cocinar doble o por último comer lo mismo varios días.

Alexandra Marquez Hinojosa
Licenciada en Nutrición y Dietética de la UPC. Se dedica a la consultoría nutricional desde hace 5 años. Ama prevenir enfermedades crónicas a través de la nutrición. Tiene gran interés por la sostenibilidad lo que la llevo a tener la especialidad en Responsabilidad Social y Sostenibilidad (ESAN). Miembro de Save Food, iniciativa mundial en contra del desperdicio de alimentos.
1 Comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...

1 Comment

  1. Leon Hessell

    Julio 8, 2018 at 2:04 pm

    I visited a lot of website but I conceive this one contains something special in it in it

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

To Top