CULINARIUM

Nutrición: ¿Comer o no comer carnes rojas?

Hoy hablemos acerca de las carnes rojas, porque siempre conforman un tema muy cuestionado, y las personas no saben si consumirlas o no, tanto que a veces se van a extremos pensando que es mejor retirarlas por completo de su plan alimentario. Hace dos años, se publicaron los resultados del estudio del Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer (CIIC), en el que se evaluó la relación del consumo de carnes rojas y procesadas con el desarrollo de cáncer. Se concluyó que existe una posible relación en ello, lo que dio lugar a una alarma en la población, estigmatizando este alimento. Conozcamos un poco más acerca de este alimento y qué es lo recomendable.

Al hablar de carnes rojas nos referimos a la procedente de res, ternera, cordero, cerdo, etc. A nivel nutricional, apreciamos su consumo porque nos aportan proteínas que son muy bien asimiladas por nuestro organismo, al igual que el hierro proveniente de carne animal, a diferencia de las proteínas de origen vegetal, que contienen compuestos que inhiben la absorción de este mineral. Sin duda, las carnes aportan grasa, pero esta varía de acuerdo al corte que escojamos; algo bien sencillito que puedes hacer, es separar la grasa visible y consumir la parte magra para evitar consumir el colesterol contenido en ella. ¿Carbohidratos? Insignificante. Las vitaminas contenidas en la carne, como las B12, son realmente importantes para evitar anemias.

Al inicio les comenté acerca de una investigación de las carnes y el desarrollo de cáncer. Si bien es cierto que se concluyó una asociación entre el consumo de carnes rojas y el desarrollo de cáncer, ésta aún se basa en evidencia limitada. Mientras que las carnes procesadas (quiere decir patés, fiambres) sí se clasifican dentro del grupo de cancerígenos con suficiente evidencia, incrementando el riesgo de cáncer colorrectal, por ejemplo, o de estómago, aunque este último con menor evidencia. Pero, ¡tranquilidad!, esto no quiere decir que debamos eliminar las carnes de cualquier tipo de nuestras dietas, porque sí nos aportan nutrientes esenciales; lo que debemos hacer es moderar su consumo, tratar de incorporar en nuestras comidas vegetales y frutas en todas sus variedades, y más que claro, llevar estilos de vida saludable, para que contrarresten algún posible daño de agentes nocivos. Por favor, no me digan que eliminan la carne, mientras siguen fumando…

Recuerda que ningún alimento es milagroso y ninguno te va a causar daños graves, mientras que combines, varíes, y lleves un estilo de vida sano, si lo que quieres es evitar enfermedades y pasar tu vida tranquila, al menos en cuanto a salud se refiere.

¡Suerte!

Blog: Nutrición con Lu

Lourdes Lazo Alvarez
Licenciada y colegiada en Nutrición y Dietética (UPC), con diploma en Marketing Digital Estratégico (CCL). Ha llevado cursos posgrado de genes y deporte relacionados con Nutrición. Se dedica a la consultoría y asesoría Nutricional por pasión; poder educar y transmitir todo lo referente a Nutrición le hace feliz.
Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...
To Top