CULINARIUM

Gastronautas: Yo cocinero, yo columnista

Las personas que me conocen bien saben que quizás el que ahora escriba se deba a que soy una persona en exceso conversadora, que en muchos casos no se calla y no deja de hablar. Y es verdad, por mi personalidad y lo que en muchos casos reflejo, la gente no se imagina que una persona como yo podría escribir. No es lógico, pero los defectos pueden ser virtudes.

Yo soy cocinero, eso ustedes lo saben y escribo porque de alguna u otra manera, descubrí que escribiendo puedo sentirme menos pesado mentalmente. Lo que les cuento, aunque esto parezca un conversatorio, es mi vida, mi día a día y así es que siento que el peso disminuye, esperando que el de ustedes también.

Intento contar lo que yo como cocinero vivo cada ves que me despierto para ir a trabajar. Inclusive cuando no estoy cocinando, pienso en mi carrera y en cómo podría mejorarla o cambiar. En muchos casos pareciera que no estoy haciendo nada, pero mi cabeza generalmente va a mil y la cocina hace que ese mil se multiplique.

Me gusta conversar con ustedes, sean cocineros o no, porque me gusta poder ayudar de alguna manera. Siento que quizá podrías tomar lo que escribo como un consejo y me gusta que la gente igual de guerrera que yo se sienta identificada con lo que los cocineros vivimos, así como también las personas que no cocinan sientan que su vida tiene mucha relación con la nuestra. La cocina no es fácil, pero la vida tampoco.

Escribo lo que vivimos los cocineros, lo que sentimos, lo que callamos y no pretendemos decir. Eso no significa que seamos personas infelices intentando encontrar una respuesta, disfrutamos de esto y la cocina nos genera demasiadas alegrías y satisfacciones. Lo único que espero es poderte ayudar y que sientas que lo que piensas no sólo es cosa tuya, no estás loco o loca, simplemente te gusta lo que haces, como a mí.

Me interesa que la gente entienda nuestra vida desde nuestro punta de vista, por eso cuento la verdad y muchas veces esa verdad, es pura alegría. Muchas personas creen que nosotros solo vivimos para sufrir, pero el horario complicado y las condiciones que tenemos son solo parte del proceso. Nosotros sabemos adonde nos lleva esto y hasta dónde queremos llegar, depende de uno el final del cuento.

Ayer fue primero de mayo y muy aparte de disfrutar del feriado (aunque la gran mayoría de cocineros trabajemos los feriados), celebro que mi trabajo sea ser cocinero y ahora también columnista. No puedo estar más agradecido con la vida por las oportunidades que me presenta y por los trabajos en los que he tenido el honor de estar presente, gracias a la vida por eso.

Y como dije antes, espero haber sido de ayuda. Con eso me basta.

¡Feliz día del trabajo!

 

André Gallet
Egresado de la carrera de Gastronomía y Arte culinario de la universidad Le Cordon Bleu, empedernido cocinero que sigue persiguiendo sus sueños y espera nunca dejar de aprender.
Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...
To Top