CULINARIUM

Gastronautas: Rodeado de Pan y Azúcar

Este mes ha comenzado con mucha tentación. No se si todos sepan, pero yo soy fotógrafo y videógrafo y estamos armando la campaña de lanzamiento de una nueva marca de donats. Pan frito bañado en azucar liquida. Si, muy rico, pero poco saludable. Trabajamos 24/7 rodeados de centenares de roscas glaseadas y tenemos total libertad para consumir las que queramos. Es el infierno de las calorías y yo tengo las llaves de todas las puertas. Poco a poco me están rodeando y arrinconando contra la pared.

La primera vez pase desapercibido, me hacía el loco y la verdad ni me afectaba el olor, estaba concentrado en el trabajo y en resolver los mil problemas que se presentan en un primer día de grabación. El segundo día, con el trabajo más encaminado, empecé a sentir el olor a dulce por toda la tienda,. Decidí ignorarlo, como quien ignora a un amigo lacroso, pero ese olor de azucar te empalaga la nariz y no te deja respirar libremente. Tuve que hacer malabares para no embutirme una. El tercer día fui mas cauteloso, me mantuve alejado del centro de producción y cada vez que alguien pasaba por mi lado con una bandeja para repartirlas, yo justo, tenía que ir al baño o contestar una llamada.

Hoy es el cuarto día y la única estrategia que se me ha ocurrido es un desayuno contundente con pan integral y palta. Tener siempre a la mano barritas de granola con miel de abeja. No se les vaya a ocurrir comprar esas barras con cantidades industriales de azúcar. Es preferible que se las preparen ustedes, pero si no quieren darse el trabajo hay varias opciones en el mercado que funcionan. En el almuerzo voy a atiborrarme de buenos carbohidratos (papa, camote) y ensalada. Eso llenará mi estomago y dejará que mis sentidos busquen otras sensaciones que no sean las de la comida, bueno eso espero. En la noche, simple, proteína vegetal y tomate. O mejor, palta, con culantro, tomate y limón. Que rico ya puedo saborearlo. Como me gusta cocinar y sentir los sabores en mi mente antes de probarlos. Perdón me fui del tema, pero como me gusta la comida.

Para un gordito como yo que le gusta cocinar, oler, saborear y degustar, la estrategia nunca está en evitar la comida. Se trata de encontrar momentos y productos que satisfagan tus ansiedades de forma saludable.

Hoy creo que tengo controlado a las masas infernales de las donats y tengo mucha energía para esconderme, escabullirme y contraatacar. Voy hacer todo lo que esté en mis manos para salir con libertad de este atrincheramiento. Son 30 días de guerra y todo es posible… aguanta ¿30 días? Y vamos en el cuarto. En esta batalla va a correr sangre. Con tal que no sea la de las rellenas de mermelada de fresa todo va a estar bien. Creo

Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...
To Top