CULINARIUM

Gastronautas: Me enamoré en tres horas

Qué curioso es todo. De hecho, la vida te va sorprendiendo con las cosas que tú menos esperas, en los momentos que menos esperas y de la manera que menos esperas. Te vas dando cuenta que has llegado a muchos lugares y que curiosamente te has cruzado con personas que sin esperar nada en concreto te cambian todo…Así que sí, qué curioso es todo.

En el tiempo que ha pasado, me he llenado de experiencias de todo tipo. Uno pensaría que a partir de cierta edad el carácter y la manera de actuar que uno tiene no cambian. Sin embargo, en este tiempo en Europa he conocido nuevos sabores, nuevas personas, reencontrar a viejos amigos y he vivido mucho. Es curiosa la cocina europea, en el último viaje que hice antes de volver, estuve en algunas capitales culinarias del mundo y me encontré con sabores franceses, españoles, italianos, portugueses, holandeses y hasta bolivianos. Pero todos estos, por más increíbles que fueran, me hicieron enamorarme de nuevo de la comida peruana.

Estoy sentado en el sillón de mi casa escribiendo mi último artículo desde Madrid. Cosa que también es curiosa, porque la verdad no quiero irme. Escribo todo esto de manera muy agradecida, porque ahora veo las cosas desde otro punto de vista y con un universo mucho más amplio que para serles sincero, me gusta bastante.

La oportunidad de estar acá me hizo entender de primera mano todo lo que había anhelado hace ya un tiempo. Sin querer, elegí el restaurante indicado para mí. Aunque para qué mentirles… No fue sin querer, me moría de ganas de estar ahí y pelee por conseguirlo. Me voy feliz de Dstage muy agradecido con todos y con la vida por la experiencia increíble que me hizo pasar. Con mis papás que no me abandonaron nunca y aprendieron a usar WhatsApp para comunicarse con estilo. María Isabel (mi mamá) créanme que lo aprendió muy bien. Y agradecido conmigo mismo por no haberme equivocado al elegir. Curioso esto también.

Después de estos meses de trabajo valoro muchas cosas, descubrí gente increíble con la que espero volver a cruzarme y a algunas que me las voy a cruzar sí o sí en el futuro. Gente especial, con pensamientos distintos y un empuje que se contagia. Que hace que todo este rollo de trabajar horas de horas se vuelva nuevamente una cosa interesante, algo que te enamora.

Es curioso que diga que me enamore en tres horas, porque suena a algo imposible. Pero las cosas imposibles no existen y yo me enamore en tres horas de Madrid, en las primeras tres horas de servicio me enamore de Dstage, en tres horas me enamore de la nueva vida que tenía y quizás me tomó tres horas darme cuenta de lo increíble que es volver a enamorarte de lo que haces, en mi caso, cocinar.

Es seguro que cuando me suba al avión para irme me encuentre con muchos sentimientos, pero estoy seguro que ninguno de ellos será arrepentimiento. Porque por más que tenga muchas ganas de quedarme, también tengo ganas de volver a Lima y poner en uso todo lo que aprendí en este tiempo en Madrid. El universo tiene una forma muy curiosa de hacer las cosas y sé, que estando en Lima puede que sienta la sensación de que llevo una relación a distancia con esta vida. Pero de eso se trata esto, prefiero confiar e irme feliz, pensando que todo pasa por algo y que la vida se avanza paso a paso.

Espero regresar pronto, en busca de nuevos retos y con demasiada hambre de vida.

André Gallet
Egresado de la carrera de Gastronomía y Arte culinario de la universidad Le Cordon Bleu, empedernido cocinero que sigue persiguiendo sus sueños y espera nunca dejar de aprender.
Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...
To Top