CULINARIUM

Gastronautas: La primera semana de vuelta en Perú

Estaba leyendo un artículo sobre la gastronomía peruana y él porque es el mejor destino gastronómico del mundo actualmente. Aunque discrepo con los sabios que escribieron este artículo, ya que ‘’actualmente’’ es su peor error. Es el mejor destino gastronómico por siempre y para siempre.

Buscaba encontrar una razón mía, para entender por qué es el mejor destino gastronómico. Una razón que rectifique o me haga entender mi porqué y me deje explicarles a las demás personas las razones reales de este porqué. Estoy un poco cansado de escuchar solo Central o Maido como abanderados de este hecho, restaurantes relativamente nuevos, cuando yo sentía que Perú era el mejor destino gastronómico del mundo muchos años atrás y sin que estos existan.

Bajé el cabeza resignado. Pensando que el buen marketing, una buena comida pero no la mejor de Perú, un buen servicio aunque no mejor que en muchos otros sitios y la imagen de un gran chef, cuando en la gran mayoría de casos no cocina, no cocinó y no cocinará, eran las razones por las que la gastronomía peruana estaba de moda. Razones que para mí no eran suficientes, esta gastronomía tenía que hacerte sentir algo más real para que sea así de impresionante, y yo quería saber que era.

En la primera semana que estuve aquí no le di tregua a la comida. Comí hasta más no poder, entre buenos restaurantes y huariques. Me saqué el clavo con cada cosa que me generó algún buen recuerdo mientras estaba en España y comí sin tenerle piedad a mi panza y a lo enferma que se estaba poniendo de comer tan especiado, picante y pesado, después de tantos meses.

En esta primera semana, que dicho sea de paso… fue mágico, entendí lo que era que tu boca sienta estos sabores sin tener práctica diaria. Entendí perfectamente la relación de mis recuerdos con la comida y lo impresionado que podía estar cuando hace unos meses esto era lo que comía diariamente. Su mezcla, sus productos, su historia, su elaboración, sus técnicas (que no son muchas) y la vanguardia que se le ha sumado últimamente, hacen que sea mágica como la primera semana de comerla.

La verdad es muy difícil que llegue a encontrar un porqué con exactitud. Un porqué que explique todo al mínimo detalle y minuciosamente. Que en base a datos estadísticos, ventas, cantidad de turistas y todo, explique con exactitud y detalle lo que yo sentí en esta primera semana de pura comilona. Sé que hay una respuesta, pero yo no me siento del todo capacitado para darla, por lo menos aún no.

Prefiero seguir comiendo mucho, buscando o no la respuesta, pero seguir comiendo. Para quizás así, lograr explicar algo que sabemos desde niños, pero no explicamos con exactitud. Un sentimiento encontrado, que no muchos extranjeros encuentran con facilidad fuera de aquí y ni qué decir de los peruanos, que es algo que yo nunca encontré.

Soy cocinero y me decían que el mejor destino gastronómico era Perú. No lo entendía con exactitud -inclusive comiéndola, disfrutándola y sabiendo que era la mejor gastronomía por muchos años- hasta que me fui y regrese. Esta primera semana removió en mí, sentimientos que no sabía que tenía. Cambio mi manera de pensar con respecto a lo mío y lo mejor de todo, me hizo entender que sí… Efectivamente, es el mejor destino gastronómico del mundo.

Ven y compruébalo.

 

 

 

André Gallet
Egresado de la carrera de Gastronomía y Arte culinario de la universidad Le Cordon Bleu, empedernido cocinero que sigue persiguiendo sus sueños y espera nunca dejar de aprender.
Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...
To Top