CULINARIUM

Gastronautas: La comida en nuestro segundo hogar

hogar

En el post anterior les conté sobre mi segundo hogar, Barcelona. Que estuve ahí estudiando mi maestría por un año y medio. También les conté que justo al costado de donde vivíamos había un bar, que básicamente es un restaurante que abre desde las 8 am. Bueno, hoy les voy a hablar sobre este bar, que sin querer queriendo, se convirtió en nuestro segundo hogar, gracias a las increíbles personas que trabajan ahí, las que van y por supuesto, la rica comida casera. Sin duda, el bar Rosmay fue una de las mejores cosas de vivir en Barcelona.

IMG_8510
Empecemos por el dueño: Senen. Algo que más me sorprendió fue que cada vez que entraba me saludaba con un “holaaaa guapaaaa” y una sonrisa enorme. Ya me sentía recontra bienvenida cuando iba. Y cuando estás lejos de tu casa, familia y amigos, eso es algo que se valora muchísimo. Ahora, para lo que vinimos: ¡LA COMIDA! Uy ni se imaginan. Desde los deliciosos bocadillos de jamón ibérico y las patatas bravas, hasta los mojitos y gin tonics eran espectaculares. Les voy contando a detalle.
IMG_8505

Nuestro bocadillo favorito:

El bocadillo de jamón: En un pan ligeramente tostado, embarrado con tomate y aceite de oliva (muy típico en Catalunya). ¡Simplemente delicioso! Para almorzar o para la bajona, era nuestro predilecto.

El frankfurt: No se ustedes, pero yo soy amante del hot dog. Y este no decepciona. Con un poco de ketchup y mostaza: ¡era la perfección!

Las patatas bravas: Los que han visitado España sabrán que es la típica tapa que vas a encontrar en todos lados. ¡Esta es espectacular! Unas patatas ligeramente doradas acompañadas de salsa brava y alioli. Un toque picante riquísimo y que no te dejaba comer solo una.

Las judías con butifarra: Me demoré en descubrir que la butifarra allá no es un sanguchito, es un chorizo blanco demasiado rico. Y las judías son frejolitos blancos que los salteaban en la sartén con aceite de oliva, ajo y perejil. Les recomiendo que lo prueben en sus casas!

La chistorra al vino: Suena gracioso, ¿no? 🙂 la chistorra es un choricito picante, con un sabor fuerte. Las hervían en vino tinto y voila! Con tostaditas al costado, se convierte en una tapa deliciosa.IMG_8508

Y por último, para ir acabando porque se me hace agua la boca y me provoca chapar mi avión de regreso solo para volver a comer ahí… La tapa que nos cambió la vida:

Morcilla (como en puré): Con un picadillo de cerdo aderezado con pimentón picante, un poquitín de mozzarella rallada y una fresa de acompañamiento para bajarle el picantito. Demasiado buena, y solo la hacen a pedido para ocasiones especiales. Yo no como morcilla, nunca me ha gustado, pero les tengo que decir que esta estaba DEMASIADO buena!

¡Ya me dio hambre! Bueno, los dejo con estas deliciosas recomendaciones! Y si pasan por Barcelona, vayan al barrio de Gracia, busquen el Bar Rosmay y pídanse estas delicias. ¡Y obvio díganle a Senen que vienen de parte mía! ¡Los tratarán como familia! Gracias Senen por hacernos sentir en casa aunque estuviéramos al otro lado del charco 🙂IMG_8506


Fuente de imagenes: Jeannette Schroth

 

Jeannette Schroth
Egresada de la carrera de Marketing de la Universidad de Lima, con un Master en Business Innovation de la Universidad Politécnica de Catalunya. Apasionada por la repostería desde los 5 años y vendedora e hiperactiva desde la barriga. Fundadora de Glacé Postres, empresa especializada en pastelería creativa.
Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...
To Top