COYUNTURA

Crónica: ¿Podría ser más perfecto?

Hace un par de meses una señora se comunicó conmigo, fue un poco extraño, la llamada que entraba a mi celular tenía un código bastante extraño adelante así que al contestar no entendía muy bien si me estaban llamando del otro lado del mundo o si los “call center” ahora tenían una nueva estrategia para que te animes a responderles, me llaman todo el día, casi nunca les respondo.

Para mi asombro no era un call center, de nuevo, para mi asombro, me llamaban del otro lado del mundo, me llamaban de Noruega. Yo sabía que tenía una tía, amiga (muy amiga) de mi mamá que vivía en Noruega, pero no escuchaba de ella hace tantos años que Noruega seguía siendo un país bastante lejano para mi y para todos los que vivimos en Sudamérica, evidentemente.

Margarita, ese era el nombre de la señora que me llamaba, pertenece al partido político ambientalista de Trondheim, ciudad en la que ella vive, cerca a mi tía, a un tiempo de Oslo. Como estrategia de impacto para la educación alimentaria de los pobladores ella está planteando unas campañas dentro de colegios y centros de educación para que desde niños aprendan a comer bien como nosotros los peruanos. Por más que Noruega sea un país primermundista, la desnutrición y la obesidad son temas bastante relevantes, bastante latentes.

Lo que ella me proponía era ir a Noruega por dos semanas, cocinar lo que se me ocurra con influencias peruanas, con lo que pueda encontrar ahí y que haga entender, de alguna u otra forma, que saber comer bien, rico y balanceado desde niños es muy importante ¿Podía ser más perfecto?

Como era de esperarse acepté, y acepté por razones bastante concretas, cocinar y viajar son las cosas que más felicidad me han causado a lo largo de esta corta, pero accidentada vida ¿Por qué no hacerlo perfecto? Era de esas oportunidades que se presentan pocas veces, hay que aprovecharlas y disfrutarlas.

Estoy en un avión enorme volando a Noruega, los dos meses ya pasaron y la fecha del viaje ya llegó. Primero llego a Amsterdam, de mis ciudades favoritas en el mundo, y después parto a Trondheim, para cocinar por cuatro fechas en estas dos semanas y de taquito, conocer un poco de todo lo que pueda ahí, como les dije ¿Podría ser más perfecto? Creo que no.

André Gallet
Egresado de la carrera de Gastronomía y Arte culinario de la universidad Le Cordon Bleu, empedernido cocinero que sigue persiguiendo sus sueños y espera nunca dejar de aprender.
Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

To Top