CULINARIUM

Crónica: Mis tradiciones navideñas

Al fin llego la temporada del año que espero con más ganas, la mejor, Navidad. No son solo los regalos, o el hecho que sea el nacimiento de Jesús, es todo el ambiente y la fiesta que se vive todo el mes durante el 24 o 25 de diciembre hasta año nuevo.

En mi familia somos muy navideños y desde noviembre vamos decorando, yendo de compras y llenándonos del espíritu de festividad por todos lados, planeando siempre lo principal, la cena navideña.
En mi casa la única tradición es que nunca falte el panetón desde que empieza diciembre, mi mamá suele comerlo con un poco de mantequilla o solo, en cambio yo siendo cocinera y amante de la pastelería, los pasteles, kekes y postres navideños no tienen pierde para ser comidos en estas fiestas. Siempre hago galletas de jengibre, kekes de frutos secos decorados con glasé y las típicas chispas de color rojo y verde. También están las infaltables reuniones y lonches navideños con amigos de todos lados, momento para intercambiar regalos, saludarnos y como no, comer.

El día tan esperado llega y en noche buena cada familia tiene sus tradiciones hechas, la mía es no comer hasta pasada la medianoche. No solemos picar nada y siempre, al menos yo, me muero de hambre. Pero ahí está lo bueno, que luego llego con muchas ganas para la cena. Este año, Gonzalo nos trajo un poco de sus tradiciones a casa y tuvimos una previa picando jamón ibérico, salchichón con pan y bebiendo vino, mi familia lo aceptó y la pasamos muy bien. Luego en la cena éramos muchos asi que para acompañar el pavo compramos unos rollos de cerdo.

Para mi lo mejor son los acompañamientos como la ensalada rusa, el arroz árabe y el puré de manzana. Por más que a mí me encanten son cosas que no comemos ningún otro día del año, lo que hace que este día sea aún más esperado.
Luego de todo lo que comimos la noche anterior, siempre habrá espacio para el desayuno navideño, tradición que heredamos de países donde navidad es en invierno por lo que el chocolate caliente está en la mesa acompañando al panetón que suelo remojar en el chocolate.

El almuerzo y cena del resto de días es pavo, que siempre sobra y hay que comerlo. El pavo es el protagonista por dos semanas más ya que nosotros solemos hacer de cena de año nuevo también pavo, igual a la cena navideña, cambiando o aumentando unas cuantas ensaladas para variar un poco. Cada familia tiene sus costumbres navideñas, pero estoy segura que para todos la cena está entre las cosas principales, más para un peruano que le encanta comer.

Las tradiciones son las tradiciones y nunca hay que olvidarlas, pero siempre podemos agregar algo y aprender de otras culturas. La navidad es momento de compartir y que mejor que compartir alrededor de una mesa llena de comida y familia.

Gabriela Portugal
Egresada de Gastronomía en Le Cordon Bleu Perú, con un gran debilidad por la Pastelería. Amante de viajar, comer y conocer nuevas culturas. Chef/Dueña en Maitea, cafe/bar de pintxos en Miraflores, Lima.
Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...
To Top