CULINARIUM

Crónica: Bonito, así como el nombre

Cuando llegue al Cordon bleu mi vida era bastante diferente, entre recuperar el tiempo perdido (por así decirlo) después de haber estado estudiando administración y no cocina, acomodandome a la vida de un cocinero, entender de qué trataba, sacarla adelante y muchas cosas nuevas más, se me olvidaba de que mi vida era bastante diferente a la que solía tener, se estaba poniendo interesante.

Al comienzo no teníamos clases de cocina, era un poco más introductorio que otra cosa (detalle de haberme metido a la universidad y no al instituto), pero conforme fueron pasando los ciclos la cosa se ponía más como la quería, me dieron los uniformes, mis cuchillos y los utensilios en general y por supuesto, las demos comenzaban y ya nos estábamos cansando de esperar.

Mi primera demo de cocina básica fue una revelación y no por lo que teníamos que hacer, que era bastante fácil, sino más bien por los dos chef que nos iban a dar la demo. Fernando Oré es el nombre del primer chef en esa demo (eran dos), chef general de cocina del Cordon bleu en ese momento, jefe de todos, así como Daniel Punchin en pastelería, amo y señor. El otro chef se llamaba Khabir Tello, joven en ese momento y joven aún que desde ese día que nos metió terror a todos con su seriedad y rectitud, se volvió nuestro amigo hasta el día de hoy.

Con el chef Oré nunca hubieron problemas, era el jefe pero parecía que le había cedido lo renegón al chef khabir, que con su mirada gruesa hacía que nos callaramos, si no nos callábamos gritaba y se ponía de mal humor, cosa que no podía pasar porque su amistad se ponía en juego, así que todos nos callábamos. Estoy siendo un poco metafórico pero Khabir era nuestro amigo, la historia no se aleja de la realidad y el no podía hacer mejor su trabajo, lo respetábamos en todo sentido.

Sé que durante todo nuestro proceso en el Cordon bleu, el chef Khabir se mantuvo pendiente de nuestro grupo, de nuestros logros, de si pasábamos o no, si teníamos algún problema, si necesitábamos su ayuda. Lo sabíamos, él nos lo demostró cuando pudo y nosotros lo recordamos con mucho cariño. Salimos del Cordon y las pocas veces que se regresaba, se subía al tercer piso por ley a saludar entre otros grandes, al chef Khabir.

Este grande abrió a mediados de este año junto a su socio Ricardo Laca “Bonito Pescadería” en Miraflores. Este no es un cherry, porque el restaurante es un éxito y la comida también, sino más bien una celebración porque nuestro chef y amigo por fin está en el lugar donde se merece estar, en un lugar Bonito, así como dice el nombre.

André Gallet
Egresado de la carrera de Gastronomía y Arte culinario de la universidad Le Cordon Bleu, empedernido cocinero que sigue persiguiendo sus sueños y espera nunca dejar de aprender.
Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...
To Top