CULINARIUM

Crónica: Ama lo que haces, haz lo que amas

Es increíble como un sueño se puede volver realidad sin que uno se de cuenta. Si eres un planificador como yo, es super gratificante ver cómo todo lo que un día -no muy lejano- te propusiste y ahora estás logrando.

A los 9 años le dije a mis papás que quería estudiar para ser “chef”, ellos me apoyaron, como cualquier padre apoya a su hijo cuando quiere hacer algo, pero en el 2004 nadie apostaba por esta carrera en Perú. Me metieron en clases de mini chef en Le Cordon Bleu todos los veranos, cumplí once y me inscribieron en clases de francés, porque les dije que quería irme a estudiar a Francia para ser la mejor.

Aun me acuerdo cuando juntaba las recetas que venían en el periódico, las que intentaba hacer y no me salían, los libros de postres de Sandra Plevisani que me compraba mi mamá, de esos si recuerdo haber hecho casi todo y haberme demorado la vida en hacer solo uno. Sentada en la cocina de mi casa cuando hacían la comida, ayudaba separando alverjitas, o el simple hecho de mirar como lo hacían me encantaba.

Nunca cambié de plan, no por necia ni porque no era buena para otra cosa, sino porque sabía que era mi pasión y lo que quería hacer el resto de mi vida. Esta bien, no me fui a Francia, me quedé en Lima y estudié Gastronomía en Le Cordon Bleu Perú. Me dedique a tratar de ser la mejor y aprender de los mejores. Nunca me conformé, y sigo sin hacerlo. Creo que siempre se puede ser mejor y llegar a más. Soñaba con estar en restaurantes de la lista de los 50 best restaurants, y poco a poco lo fui logrando.

Empecé de poco a más, como debe ser, porque lanzarte a uno de esos restaurantes sin experiencia es como lanzarte al agua sin saber nadar (no lo recomiendo). Muy aparte que aprovechas más la oportunidad de mejor manera si ya tienes experiencia, vez de manera distinta las cosas. Estuve con Pedro Miguel Schiaffino en Malabar, mi primer restaurante de menú degustación y de ahí no paré, viaje y me fui a Maní de Helena Rizzo en Sao Paulo, volví a Astrid y Gastón con Diego Muñoz y viaje de nuevo a Azurmendi de Eneko Atxa en el País Vasco, España. Cada uno una experiencia distinta, increíble e inolvidable.

Creo que allí, luego de verme trabajar horas y aun levantarme con una sonrisa, mis papás se dieron cuenta que esto iba en serio, que de verdad me iba a dedicar a esto toda mi vida y que no solo era un trabajo, sino que era algo que me hacía feliz.
Si hay una conclusión que puedo sacar es que hay que ser perseverantes en la vida, nada se logra sin tener sueños, ni tirando la toalla con el menor inconveniente. Trata, equivócate y vuelve a intentarlo, nunca te rindas. Ahora me he lanzado con mi primer y pequeño proyecto, se llama Maitea, un café/bar de pintxos en el cual me doy cuenta de que el verdadero esfuerzo empieza ahora y de lo acertada que fue mi respuesta a los nueve años cuando me preguntaron “¿Qué quieres ser de grande?”.

Gabriela Portugal
Egresada de Gastronomía en Le Cordon Bleu Perú, con un gran debilidad por la Pastelería. Amante de viajar, comer y conocer nuevas culturas. Chef/Dueña en Maitea, cafe/bar de pintxos en Miraflores, Lima.
Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...
To Top