COMA Y PUNTO

Coma y Punto: La Purita Verdad del Aceite de Oliva

Dicen que todo suma; pues también todo resta. Seguro has aplicado todos los consejos que tus amigos y familiares te han dado para bajar de peso: disminuiste porciones, postres, bebidas alcohólicas y carbohidratos, pero sigue sin funcionar del todo. Pues tal vez dejaste de lado, igual que muchos, el control en el uso de aceite, que aunque sea bueno, debe ser medido.

El aceite de oliva: para muchos un delicioso elemento en la cocina. Con uso a veces indiscriminado acompaña diversas preparaciones y da gusto a nuestros tantos platos. Pero aun siendo un excelente alimento, como todo en exceso es malo, el aceite de oliva debe consumirse con cierta precaución y hoy veremos por qué razón.

Los aceites se componen de grasa en su totalidad, por lo que contienen 9 calorías por cada gramo de peso. Esto significa que 1 cucharada de aceite de oliva (13g aproximadamente) nos aporta 119 calorías, suma equivalente a las calorías que aporta, por ejemplo, un plátano de seda grande, aunque sin llenarnos de la misma manera, ¿no? Por ello es que resulta tan fácil aumentar peso en grasa y tan difícil bajarlo cuando no se tiene control sobre el consumo diario de los aceites, siendo uno de los más usados el de oliva.

Pero así como viene cargado de energía (en forma de calorías) éste aceite también cuenta con muchísimas propiedades gracias a su nutritiva composición. De esta manera es antioxidante, antiinflamatorio, protector cardiovascular al aumentar el colesterol bueno (HDL) y controlar la presión arterial, favorece la absorción de vitaminas A, D, E y K y minerales como el calcio, es precursor para la producción de hormonas, facilita el tránsito intestinal, disminuye la acidez gástrica, regula la glucosa en sangre, y muchos beneficios más. ¿Interesante no?

Cabe mencionar que existen aceites ideales para cocinar (sometiéndolos a altas temperaturas)  mientras otros deben emplearse solo en frío de manera que pueda conservarse tanto su valor nutritivo como sus características sensoriales. En el caso del aceite de oliva es mejor consumirlo solamente en frío; de lo contrario su estructura química se altera convirtiéndose en una grasa principalmente saturada, perjudicial para la salud. Así, podemos disfrutar de este delicioso aceite directo a plato en preparaciones tales como sánguches, ensaladas, menestras, pasteles y soufflés, pastas, arroces, quinuas, pizzas, verduras saltadas, entre muchos otros más.

Recuerda que como toda grasa saludable el aceite de oliva viene concentrado tanto en propiedades como en calorías en una muy pequeña porción, por lo que una ración aproximada de consumo diario podría ser únicamente 1 cucharada; sin embargo, la porción sugerida de consumo diario dependerá de cada persona y las recomendaciones de su nutricionista.

Démosle a las grasas la importancia que se merecen junto con la delicadeza de consumo que requieren.


 

Fuentes de información: www.fatsecret.esdiariouno.pewww.cromos.com.cowww.elmundo.es

Fuente de imágen: deporlovers.com

 

[banner468 banner=”569e5c2d9b68c”]
Talía Carreño
Nutricionista egresada de la UPC con mención en Nutrición para el deporte y más de 4 años de práctica en consultoría nutricional. Su abc son la alimentación amigable, bien servida y creativa. Viviría de cantar, enseñar, cocinar y comer.
Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...
To Top