COMA Y PUNTO

Coma y Punto: En linea recta y sin atajos

Me subí dos kilos en dos semanas. Era de esperarse con tanto cambio de rutina, con tantas horas trabajando rodeado de donas y con tanto tiempo chambeando fuera de mi casa. Te deprimes, pues sí. Te cuestionas, por supuesto. Ahora lo principal es que no te dejes llevar por el camino de la dejadez. Es muy fácil en estos momentos mandar todo al diablo y abandonar tus promesas y darle la espalda a tu fuerza de voluntad (la poca que te queda). Mentalmente es duro despertarte con el mismo ánimo que cuando comenzaste, pero tienes que hacerlo.

¿Cómo? Es una buena pregunta y hasta ahora no tengo cómo contestarla. Es posible que tengas que recordar lo que te animó al comienzo y volver a caminar el sendero que en algún momento te dio buenos resultados. Sin embargo el cuerpo es caprichoso y, a veces, se niega a continuar perdiendo peso. Recuerda que el cuerpo se siente cómodo como está. Le fastidia que le cambies la rutina, pero más le fastidia que lo saques de su zona de confort. Y como sabemos, cuando te sientes muy cómodo en tu vida hay algo que estás haciendo mal. La vida está llena de emociones, sentimientos y lógicas, pero no de comodidad.

Otra vez, ¿cómo hacemos para volver al camino? Supongo que lo mejor es volver a retarte, fijar la mira en tu objetivo y no dejarlo de ver. Concentrarte en cómo vas a llegar a él. Ponerte pequeñas metas que día a día te acerquen a la meta. Al final esto es como todo, los objetivos grandes son de largo plazo y para poder sostenerte en la carrera tienes que estar enfocado y determinado a sufrir con cada obstáculo que el reto conlleva.

Tengo un nuevo reto de medio galón a galán en lo que resta del año. Encontraré la forma de concentrarme de nuevo, de enfocarme y apuntar al objetivo con determinación. Este no es un reto cualquiera para mí. Esto es un cambio de vida total. De hecho es el primer reto de una nueva vida. Así que tengo que lograrlo y lo haré contra todos mis vicios. Dudaré, me cuestionaré y seguro que me deprimiré, pero encontraré la forma de siempre volver al sendero que me he trazado. En línea recta y sin atajos.

El sacrificio es grande, el dolor intenso, pero la ruta es una. En línea recta y sin atajos.

Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...
To Top