COYUNTURA

Opinión: Seamos coherentes, seámoslo siempre (I)

BBC

Primera parte:

En las últimas dos elecciones, la izquierda peruana se ha querido mostrar ante la opinión pública como una defensora acérrima de la democracia. Una posición, sin lugar a dudas, loable y con la que ninguna persona con dos dedos de frente podría estar en desacuerdo. En su momento, tanto Ollanta Humala como Verónika Mendoza criticaron duramente a la candidata Keiko Fujimori por la dictadura que encabezó su padre en los años noventa. Incluso atacaron al entonces candidato y actual jefe de Estado, Pedro Pablo Kuczynski, por haber apoyado a Fujimori en la segunda vuelta del 2011. Sin embargo, esta ejemplar actitud de la izquierda cambia mucho cuando las amenazas hacia la democracia provienen de regímenes y movimientos que son ideológicamente afines a ella.

Hagamos un recuento de los antecedentes. Durante la primera vuelta de las elecciones del 2011, el entonces candidato Ollanta Humala se postuló con un plan de gobierno titulado “La Gran Transformación”. En la segunda vuelta, consciente de que no podría ganar frente a un electorado que prefería alternativas económicamente moderadas si continuaba con su plan original, Humala desechó el capítulo económico de  su plan original para adoptar una “Hoja de Ruta” de corte menos radical. Para distanciarse aún más de un régimen autoritario, Ollanta Humala criticó al entonces presidente de Venezuela, Hugo Chávez, señalando que rechazaba el modelo económico venezolano y que en dicho país se habían cometido atropellos contra la libertad de expresión. Sin embargo, la actitud del candidato Humala se volvió más complaciente una vez que ganó las elecciones.

Cuando se conocieron los cuestionados resultados de las elecciones presidenciales de Venezuela en 2013, que daban la victoria por un estrecho margen a Nicolás Maduro (sucesor del fallecido Hugo Chávez), el entonces canciller del Perú, Rafael Roncagliolo le pidió al gobierno de Venezuela un diálogo con la oposición. Maduro no tardó en responder al canciller que “había cometido el error de su vida”. Poco después de estas declaraciones, Roncagliolo dejó el gabinete supuestamente por motivos de salud; sin embargo, quedó siempre un halo de duda acerca de la influencia venezolana en su salida y en el gobierno peruano. Posteriormente, durante las protestas de 2014 en Venezuela –cuando se arrestó al opositor Leopoldo López-, el gobierno de Humala emitió tibios comunicados en donde se instaba a los venezolanos a restablecer la paz, sin ninguna mención respecto a los maltratos, atropellos y violaciones a los derechos humanos que cometió el gobierno venezolano con a los manifestantes de la oposición.

Años más tarde, durante el nuevo proceso electoral peruano, la izquierda –debilitada tras un impopular gobierno nacionalista- se reagrupó alrededor de la congresista Verónika Mendoza. Cuando la mencionada legisladora era aún precandidata por el Frente Amplio, en una entrevista con la periodista Milagros Leiva, al ser consultada si Venezuela era una democracia real, contestó que “hay problemas como en cualquier otro país […] yo también me haría la misma pregunta respecto a lo que pasa en el Perú”. También cuando se le dijo que Hugo Chávez había cerrado varios medios de comunicación, Mendoza contestó que estos tenían una “actitud golpista”.

Durante la misma entrevista, la entonces parlamentaria se mostró evasiva y constantemente desvió las preguntas que le exigían tomar una posición tajante respecto a Venezuela. Incluso, manifestó que cuando miembros de la oposición venezolana venían al Perú le estrechaban la mano “al partido político de la dictadura peruana: el fujimorismo”. En posteriores entrevistas, ya como la candidata oficial del Frente Amplio, evitó nuevamente calificar a Venezuela como una dictadura, arguyendo que se trata de una “democracia débil” y dijo además que la oposición venezolana es “poco democrática” y que tiene “actitudes golpistas como la que representa el señor [Leopoldo] López”.

José Ignacio Cabrejos Portocarrero
Estudiante de Administración en la Universidad del Pacífico. Tengo un gran interés por la historia económica y la política; tanto a nivel nacional como internacional.
Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...
To Top