COYUNTURA

Primera vuelta: Los 5 principales perdedores

Así como la primera vuelta trajo ganadores, también tuvo perdedores. Y estos fueron varios, tanto dentro como fuera de la cédula de votación De hecho, los resultados han sido tan malos para tantos, que ha sido difícil elegir sólo cinco, pero aquí están. Estos son:

#1 Alan García y Lourdes Flores: los veteranos de la política peruana han terminado muy debilitados, con el primero aceptando el retiro y la segunda tratando de ingeniárselas para ver cómo salva a su partido de la desaparición. Lo más probable, aunque no es seguro, es que ninguno de los dos vuelva a integrar una plancha presidencial. Por el contrario, lo que queda como pregunta es si podrán ingeniárselas para que sus partidos sobrevivan en su ausencia. Se les vienen cinco años de mucho trabajo, pero detrás de cámaras.

#2 Alejandro Toledo: dicen que en el Perú no existen muertos políticos, pero Toledo parece estar determinado a desafiar ese adagio. Su partido se ha desmoronado, ha perdido a sus principales cuadros y se ha quedado sin inscripción. Tampoco tiene congresistas y, peor todavía, la mayoría en el parlamento será fujimorista. que no sorprenda si la cosa se pone color hormiga para Toledo durante el próximo lustro, no sólo en términos políticos sino judiciales. Triste final quien durante cinco años condujo al país.

#3 Julio Guzmán: a diferencia de Acuña, que ha logrado mantener el control de su partido retiene una marca fuerte a nivel nacional, los votantes de Guzmán no lo extrañaron… y parece que su partido tampoco. Sus visitas a la OEA en Washington D.C. tampoco parecen haber ayudado, y su estrella, que en su momento pareció ascendente, ahora se ha apagado. Esto no lo hace un muerto político pero tampoco lo convierte en el líder nacional en el que buscaba convertirse tras esta elección. Cada  vez menos gente le para pelota, y eso no es bueno para él.

#4 El JNE y la ONPE: tras la debacle fujimorista, ambas instituciones lograron ganarse la confianza de la ciudadanía en base a un arduo trabajo durante los últimos 25 años–un logro que no es mejor considerando que otras áreas del Estado, como el Poder Judicial, las FF.AA. o la policía no han gozado de esa recuperación. Y sin embargo, tanto Francisco Távara en el JNE como Mariano Cucho en la ONPE se las ingeniaron para tirar todo al tacho de la basura en un espacio de tres meses. El primero permitió una serie de decisiones que cuestionaron el normal desenvolvimiento de la campaña, mientras que el segundo implementó de forma torpe el voto electrónico, lo que causó caos el día de la elección. La segunda vuelta es su oportunidad para recuperarse aunque sea un poquito.

#5 La izquierda: aunque estuvieron a un pasito de alcanzar la segunda vuelta nuevamente, la verdad es que su intención de voto con respecto a 2006 y 2011 ha caído en la ausencia del caudillismo humalista y, probablemente, la decepción causada por los gobiernos municipal de Susana Villarán en Lima y nacional de Ollanta Humala. Más aún, la izquierda acusó menos recursos para llevar a cabo su campaña, y eso se sintió. Aunque les fue mejor de lo que esperaban, los problemas de fondo, los líos internos y la desconfianza de cierto sector de la población siguen ahí.

Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...
To Top