COYUNTURA

Opinión: Un problema y una posibilidad – Bicameralidad en el Congreso de la República.

000279057w

El Perú hace mucho tiene un problema; un problema que impide solucionar otros problemas. En el Perú, el problema es que el Estado brilla por su ausencia. El Estado peruano es desequilibrado, burocrático, carece de instituciones, no hay representatividad política y abunda la corrupción.

Como resultado, esto ha traído consigo un grave malestar social en la mayoría de peruanos y una notoria desafección al sistema democrático. Razón por la cual, no resulta sorprendente que una de las instituciones en las que menos confían los peruanos sea el Congreso de la República.

Si exploramos un poco la idea de que el Congreso siempre es símbolo de democracia, entonces es necesario reformar lo que hoy día conocemos.

A partir de agosto del año pasado, cuando la bancada aprista presentara un proyecto de ley para que el Parlamento vuelva a estar integrado por dos cámaras- una de Diputados y una de Senadores- el debate sobre volver o no a un sistema bicameral ha sido puesto sobre el tapete.

Pero, ¿qué le conviene al Perú? A mi parecer, retornar a un sistema bicameral podría vislumbrarse como una posible solución a los problemas antes mencionados.

Por un lado, la doble instancia legislativa sirve como un freno para la legislación apresurada e irreflexiva. Es decir, permite una consideración serena y cuidadosa de los proyectos legislativos. Hasta el momento, el sistema actual no ha funcionado eficazmente en la elaboración de las leyes, el control político y el gasto público.

Por otra parte, un sistema bicameral contribuiría con la descentralización del Estado. Ya que, si bien la cámara de Diputados es la auténtica representante del pueblo, el senado constituye la representación geopolítica de las regiones. Lo que significa que, si el Senado se elige por región, sus miembros representan a ciudadanos de todo el Perú.

Además, otra ventaja que posee el sistema bicameral es que el proceso de aprobación de una ley permite que los ciudadanos se expresen a favor o en contra antes que el Senado decida si el proyecto se convierte en ley. Por lo visto, entonces, Es posible que la bicameralidad sea la solución a algunos de los principales problemas que aquejan el parlamento.

En contraste con la postura presentada, los que apoyan el sistema unicameral afirman que una sola cámara hace el proceso legislativo mucho más rápido. Sin embargo, en la práctica ocurre que, aun teniendo una sola cámara, el proceso legislativo puede resultar muy largo o infinito si no existe voluntad política.

En lo que respecta a nuestros líderes políticos, aquellos que podrían reformar el Congreso de la República, tanto el Presidente de la República, Pedro Pablo Kuczynski, como la Presidenta del Congreso, Luz Salgado, han declarado recientemente su interés en que se debata en el Congreso sobre un posible Poder Legislativo bicameral. Ojalá, pues, sea esta una gran oportunidad de retornar a una bicameralidad necesaria en un país tan diverso y complejo como el nuestro.


Fuente de Imagen: Andina

Mariana Ferrer
Psicóloga en formación por la PUCP. Curiosa de nacimiento y amante de la literatura, las buenas conversaciones y el deporte. Interesada en la política de pura terca.
Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...
To Top