COYUNTURA

Opinión: Solo una Razón

Durante estas semanas he intentado ser bastante positivo al argumentar por qué considero que PPK es el presidente que nuestro país necesita en estos momentos de ralentización económica, inseguridad ciudadana y decadencia institucional. Y aunque quizás solo sea parte de ese 20% de la población que le dio su voto en primera vuelta, hoy quiero apelar a otro 20% de la población que aún no ha decidido por quien votar. A ellos, que en estos días seguramente van a reflexionar sobre su elección final, les hago la siguiente pregunta: ¿hay alguna sola razón para votar por Keiko Fujimori?

Keiko Fujimori dice que ella no es Alberto Fujimori, sin embargo, utiliza todos los logros del gobierno de su padre para endosárselos, resaltando que fue en ese entonces cuando comenzó su carrera política, para decir que tendrá la mano firme para combatir la delincuencia como su padre lo hizo con el terrorismo, para decir que reactivará la economía como su padre lo hizo después de desastroso gobierno aprista. Pero cuando se trata de la parte negativa, que por cierto la hubo, argumenta que ella no es Alberto Fujimori. ¿Alguien encuentra la coherencia en esta lógica, si al igual que las culpas, los méritos son personales? Cuando sus simpatizantes dicen que ella va a “limpiar” la mala imagen del gobierno de su padre, ¿será esto posible dado que ella no es su padre? Pongámonos de acuerdo.

Relacionado con lo anterior, Keiko Fujimori señala que ella sabe reconocer lo que hay que repetir y lo que no hay que repetir del gobierno de su padre. Los tiempos son distintos, por lo que los problemas 25 años atrás hoy no son los mismos; por tanto, las recetas tampoco. Y en el hipotético caso que fueran los mismos, ¿podemos creer que ella sabe distinguir entre lo bueno y lo malo si tiene como colaboradores cercanos a personajes que despiertan dudas como Joaquín Ramírez? La sola presencia de este señor me deja dos teorías: o es cándida o es cómplice, no sé cuál es peor para el perfil de un presidente.  ¿Podemos creerle que sabe diferenciar lo lícito de lo ilícito si hasta ahora niega los delitos de su padre, como el confesado peculado por el pago de la CTS de US$ 15 millones a Montesinos antes de fuga en el año 2000?  Aunque creo que en su calidad de hija no se le puede exigir que públicamente lo juzgue, me parece reprochable que públicamente lo justifique.

Keiko Fujimori más allá de ser primera dama, no tiene ninguna experiencia ejecutiva, que es lo que el país se necesita, alguien que sepa hacer las cosas, no sólo decirlas. Su experiencia política claramente resalta en sus formas de expresarse y gesticular, pero no necesitamos que nos digan las cosas de forma bonita, sino que se hagan con inteligencia. ¿Estamos para ser “conejillos de Indias” de personas inexpertas cuyo único mérito para estar en campaña hoy es un apellido? ¿Qué ha hecho Keiko Fujimori por los más pobres y vulnerables del Perú, más allá de visitarlos? ¿Podemos creer en una auténtica preocupación por aquellos? Si en lugar de regalar dinero en concursos musicales y de baile, o comida en mítines y desfiles; hubiese trabajado en ayudar a reducir la anemia a al menos 1 niño o dar acceso a servicios básicos a al menos una familia, estaríamos hablando de otras cualidades.

En fin, este domingo 5 de junio por la noche, la “suerte” estará echada, pues probablemente sepamos quién será el presidente del Perú por los próximos 5 años. Tenemos dos opciones: la que representa asistencialismo, corrupción, minería ilegal, narcotráfico, manipulación de medios de comunicación; o la que representa nuevos aires y experiencia a la vez, la posibilidad de tener crecimiento sostenido con mayor reducción de la pobreza, mejor educación y salud, respeto de la ley, lucha contra la corrupción e ilegalidad, todo ello en un mismo equipo de gobierno. No dudo de las convicciones democráticas de Keiko Fujimori, su accionar lo ha demostrado; de lo que dudo es su capacidad de gestión y de distinguir la paja del trigo.


Foto: Empodera.pe / Elcomercio.pe

Luis Rizo Patron
Economista de la Universidad de Piura con estudios de maestría en Gestión Minera en la UNI. Trabajó en el BCRP y actualmente se encuentra estudiando una maestría en Economía de Minerales y Energía en Colorado School of Mines.
Cree firmemente que nuestra riqueza en recursos naturales es un elemento fundamental para el crecimiento de nuestro país, aunque no suficiente.
Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...
To Top