COYUNTURA

Opinión: Ni de Dios, ni del diablo: México, tierra de nadie

México contribuye con el 20% de la producción Latinoamericana, es estado-miembro de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) y su población goza de mayores niveles de esperanza de vida y renta media que la región. A simple vista, lo anterior podría dar intuición del grado de desarrollo del país. Sin embargo, hoy por el contrario, es este el que nos llena los titulares con noticias que desmantelan sus problemas endémicos:

(i) Corrupción

Su sola membresía al club de países ricos no lo aproxima a la realidad de sus pares. Por el contrario, en 2016 México ocupó el último lugar del grupo en el Índice de Percepción de Corrupción (Transparencia Internacional). Asimismo, se posicionó en el tercio inferior de la región LAC. Naturalmente, el denominado “cáncer” social conlleva a que el 95% de los ciudadanos consideren que este es un problema muy grave, según el Barómetro de Corrupción.

Por un lado, una fuente relevante de corrupción se desprende desde la administración pública. Ejemplos actuales de esto son las hazañas del –hoy prófugo- exgobernador de Veracruz (ex miembro del PRI). Duarte ha sido culpado de enriquecimiento ilícito, aprovechamiento de fondos públicos entre otros. Últimamente, es acusado inclusive de facilitar compras estatales para medicinas falsas: placebos -en vez de medicamentos- destinados a pacientes cancerígenos.

Asimismo, el caso de los 43 estudiantes desaparecidos en Iguala momentos antes de realizar una manifestación de oposición revela lazos de abuso de fuerza por parte de las instituciones militares y policiales. Sin sorpresa alguna, los mexicanos consideran que las instituciones más corruptas en el país son los partidos políticos, seguidos de la policía, los oficiales públicos y el poder legislativo.

Por otro lado, dentro de la economía subterránea del sector privado se encuentran distintas redes de crimen organizado y narcotráfico. Dichas organizaciones operan muchas veces de la mano con las fuerzas policiales produciendo, exportando y lavando activos sin problema alguno. Fue de atención mundial inclusive, el escape del líder del cartel de Sinaloa –el “Chapo” Guzmán- de una prisión de “máxima” seguridad.

(ii) Manejo económico

Por si fuesen poco los perjuicios desprendidos por las redes de corrupción, la perspectiva económica actual tampoco es favorable. Por un lado, la población reconoce los fuertes incrementos en precios de dos productos básicos: la gasolina y la tortilla. Por otro lado, se percibe una depreciación de la moneda y ciertas industrias del país se ven amenazadas directamente por el recién electo presidente de EEUU.

El “Gasolinazo” (denominación para el alza de precios) se manifiesta como consecuencia de la liberación del mercado de hidrocarburos. En específico, el sector se encontraba monopolizado por la empresa estatal Pemex y el precio del combustible subvencionado. Es así que una vez eliminados los subsidios y abierto el mercado a nuevos competidores, el precio del hidrocarburo se disparó: incrementando hasta 20% en este primer mes del año. Lo anterior ha desatado una serie de protestas: saqueos, vandalismo etc.

Naturalmente, el “gasolinazo” representa un incremento en los costos de distintas industrias. Es el caso, por tal, de las tortillas: alimento diario, sobretodo, en los hogares de menores recursos. En menos de un mes, el precio ha aumentado hasta en 10% en los estados de Zacatecas y León. Asimismo, dicho sector ha sufrido anteriormente presencia de otro tipo de carteles: los económicos; aquellos que generan rentas monopólicas a expensas de los consumidores. Carteles en el estado de Jalisco, por ejemplo, son aún investigados por la autoridad de competencia.

Finalmente, la depreciación del peso frente al dólar Estadounidense representa también un gran reto para la economía. En particular, en la contraparte subyace la causa: la moneda verde continúa apreciándose luego de la elección de Trump. Y es que los activos estadounidenses representaban ya una inversión más atractiva debido a su aparente estabilidad post-crisis, pero continuaron la tendencia al generarse expectativa sobre políticas pro-empresa.

En suma, tanto el panorama social como el económico repercuten innegablemente en el político: Peña Nieto recibe la aprobación de únicamente el 12% de la población. Naturalmente, este contexto se ve aún más perjudicado debido al apego negativo que Trump tiene sobre la nación: su amenaza de imponer aranceles de 35% para vehículos fabricados en México logró que empresas como Ford retiraran sus planes de inversión en el país. Sin lugar a dudas, la situación que atraviesa hoy el país Mexicano genera incertidumbre sobre qué o quién debe imponerse para cambiar de rumbo el panorama.


Fuente de Imagen: VoxBox

Fabiola Ventura
Fabiola estudia Economía con concentración en Sector Público en la Universidad del Pacífico. Además, trabaja como Consultora Externa del área de Comercio y Competencia del Banco Mundial. En paralelo, debate temas relacionados a desarrollo y economía en Modelos de Naciones Unidas. Como parte del equipo Peruvian Debate Society (PDS) ha tenido la oportunidad de participar en conferencias en Bogotá, Ciudad de México, Boston y Lima obteniendo diversos reconocimientos por la Universidad de Harvard entre otras instituciones.
Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...
To Top