COYUNTURA

Opinión: Le Pen, la Trump francesa

14237530_1523254094366812_2082908199761835018_n
El Brexit, el triunfo de Trump, el fortalecimiento de los movimientos independentistas, el giro de América Latina a la Derecha ¡Vaya que estamos en tiempos de quiebre!

Se está dando un fenómeno preocupante en la política internacional. Cada vez son más las potencias que se suman a un nacionalismo conservador. Esto no es nuevo, ocurrió al inicio del siglo XX (y desencadenó, entre otras cosas, las guerras mundiales).

Al igual que el Brexit en Reino Unido, el fortalecimiento de movimientos nacionalistas en España y la elección de Trump en Estados Unidos. En Francia, con la figura de Marine Le Pen, parece haber despertado un nacionalismo bastante conservador.

Al igual que Trump, el discurso de Le Pen arremete contra el establishment, y apela a los sectores conservadores olvidados por este. Aunque ella, a diferencia del estadounidense, no es nueva en política. Pertenece al partido Frente Nacional desde el 2011, fue diputada al Parlamento Europeo. Es por eso que se dice que es más radical que Trump, pues conoce el manejo político y cuenta con una mayor preparación.

Frente Nacional es un partido que siempre ha sido asociado al antisemitismo, al racismo, al proteccionismo y a la  ultraderecha. Fundado por su padre, Jean-Marie Le Pen, político reconocido por sus posiciones extremistas. Al igual que Trump, Marine Le Pen, ha explotado el miedo a perder el empleo producto de la migración. Esto va respaldado con que el 75% de los franceses piensa que hay demasiados extranjeros según Ipsos Internacional.

“En algunas décadas, Francia, antaño país más seguro, ha caído en el salvajismo (…). No tenemos miedo a decir que la inmigración sin control ha acrecentado de manera considerable la inseguridad en nuestro país”

Entre algunas de sus propuestas está someter a plebiscito la continuidad del Euro y la continuidad de Francia en la Comunidad Europea; restringir la migración así como las facilidades para obtener la ciudadanía; someter a referéndum la constitución, reducir el número de diputados y senadores, restaurar las fronteras nacionales, disolver instituciones relacionadas a fundamentalistas islámicos, abandonar la OTAN, impulsar un patriotismo económico.

La candidata ha sabido apelar a la clase obrera de las zonas industriales, al voto de aquellos jóvenes que ven en el migrante una amenaza. A pesar de los escándalos judiciales y de los ataques de los partidos tradicionales, un tercio de los jóvenes franceses manifiesta tener como primera opción política a Le Pen. Y, ahora, en la etapa final de su campaña, ha tenido un acercamiento eficaz con la comunidad lgtb de su país, a pesar de haberla criticado anteriormente[1].

Marine Le Pen, con sus propuestas de extrema derecha, tiene una posibilidad real de convertirse en presidenta de Francia con un 25% de las preferencias según el último sondeo. Su principal competidor es Emmanuel Macron con el 27%. Pueden ocurrir dos cosas en la segunda vuelta. Lo que afirman muchos de los especialistas franceses: Que Macron sea capaz de aglutinar a todos los demás votantes contra Le pen. O lo que ocurrió con Trump (ante todo pronóstico), que el cansancio contra el establishment decida por Le Pen.


[1] http://gaceta.es/noticias/los-homosexuales-derechas-rompen-los-dogmas-lgbt-18102016-0720

Otras fuentes:

http://www.huffingtonpost.es/2017/03/05/por-que-francia-vota-a-marine-le-pen_a_21872776/

http://www.lainformacion.com/mundo/pen-medidas-144_0_997100976.html

Paul Montjoy Forti
Escritor. Estudiante de Derecho en la Universidad de Piura. Autor de ‘Relatos desde el Hígado’ y ‘Quijotes ultramarinos’.
Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...
To Top