COYUNTURA

Opinión: A Keiko se le cae la careta

Keiko Fujimori a lo largo de su campaña se había esforzado en proyectar una actitud confrontacional y agresiva, tratando de dar a entender a sus simpatizantes que era una líder con iniciativa y que sabía poner orden. Le gritaba al presidente Humala que trabaje, le gritaba a Vargas Llosa que él no podía opinar sobre el Perú, le gritaba a PPK que ella era más preparada (sic).

Pero, como ya sabíamos los que conocíamos el nefasto accionar fujimorista, eso sólo era una pantomima.

Esa misma Keiko que hasta hace poco declamaba furibunda “consejos” de gobernabilidad a todos sus opositores, ahora pretende hacernos creer que no tenía conocimiento de las propiedades y del accionar de su mano derecha, nada menos que el Secretario General de su partido y su principal proveedor de dinero: Joaquín Ramírez, actualmente investigado por la DEA.

Asumiendo que ella no supiera nada, pues que ineptitud garrafal. Que tal incapacidad y desvergüenza la de Keiko: ¿cómo alguien que aspira manejar un país tendría como principal colaborador y financista a un delincuente? Eso en cualquier sociedad sana y democrática sería suficiente para defenestrar la candidatura presidencial de quien sea.

Ahora bien, creo que queda claro que asumir que Keiko no sabía nada es demasiado ingenuo. Joaquín Ramírez ya estaba siendo públicamente investigado hace años por la Procuradora Julia Príncipe por lavado de activos. Eso ya era suficiente señal de alerta para que Keiko lo revise al derecho y al revés antes de recibir un solo centavo de él y, más aún, darle la dirección del partido. Evidentemente, que no lo haya hecho es más que sospechoso. Y mucho más sospechoso, luego de que la DEA confirmara que el señor Ramírez está siendo investigado, que la candidata Fujimori lo siga blindado.

No es coincidencia que el coordinador general del partido de Keiko sea también su principal financista. Con el fujimorismo, el poder y el dinero turbio siempre han ido de la mano. No por algo su mayor líder, Alberto Fujimori, está en la cárcel por corrupto.

Keiko ahora no sólo es la admiradora de su padre, un preso por corrupción, sino que también es la defensora y mano derecha de un investigado por narcotráfico, que la financia.

Las conexiones entre el crimen y el partido de Keiko siguen apareciendo conforme pasan los días:

-el vínculo de Joaquín Ramírez con el considerado capo de la droga peruana Miguel Arévalo Ramírez ‘Eteco’.

-el vínculo de la familia Ramírez con Montesinos.

-o los múltiples antecedentes de narcotráfico que involucran a los Fujimori. Desde Alberto hasta Kenji.

Ojala que PPK y su equipo sepan despegar en este momento y enfrentarse como es debido a la candidata que parece aferrarse a la corrupción. Pero, sobre todo, ojalá que todos los ciudadanos que no queremos ser gobernados por delincuentes interioricemos bien estas evidencias y no votemos por Keiko este 05 de Junio.


Foto: Perú21.

Iván Pavletich
Ingeniero industrial y magister en Gerencia Social por la PUCP y diplomado en Gobernabilidad y Gerencia Política por The George Washington University. Ha vivido y trabajado en Lima, Rio de Janeiro y, actualmente, en Cartagena en la gestion financiera de programas de desarrollo. Intenta ser activista por los derechos TLGB.
Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...
To Top