COYUNTURA

Opinión: Keiko López

Fuente: RPP

“En todo momento, los prudentes han prevalecido sobre los audaces.”

– Théophile Gautier

Siguiendo al gran poeta francés, he guardado especial prudencia para comentar  precisión el tema que ha agitado la opinión pública las últimas tres semanas: el indulto al ex presidente Fujimori. Y lo he hecho porque se ha puesto la libertad de una persona enferma  (independientemente de si es un delincuente o el mejor presidente de la historia del país) en todas las primeras planas de los medios. No se discute si es culpable o no, porque la prerrogativa del indulto, es exculpar a un culpable. Pienso, y lo voy a decir antes de desarrollar algunas ideas, que Fujimori es culpable. Se hicieron cosas buenas, sí, pero eso no puede resarcir sus delitos. Pero vamos, “una casa dividida contra sí misma no puede sobrevivir” decía Lincoln. Y el Perú necesita salir adelante y Fujimori polariza. Y mucho.

Con la negativa fujimorista al proyecto del tibio Vieira (es y no es fujimorista), que claramente era una ley con nombre propio, los naranjas se han metido un riflazo a los pies. Muy inteligente Bruce y compañía para poner el tema en agenda, sabiendo que Keiko tiene una gran armada de fieles fujimoristas. Pero es claro que hay facciones: los llamados “keiquistas” y “albertistas” (a los peruanos nos encanta crear –ismos). Sin embargo esto es dentro de la bancada. Los votantes de Keiko claman por la libertad de Alberto y, le duela a quien le duela, Keiko está donde está por su padre. Imaginemos a una “Keiko López”, ¿dónde estaría? Es discutible si tendría el poder político que posee actualmente.

¿Qué hubiera pasado si el proyecto pasaba al pleno? Se hubiera partido completamente la bancada. Congresistas como  Becerril o Miyashiro, los de la vieja guardia fujimorista, hubieran seguramente votado a favor. El gran impulsor hubiera sido Kenji, además de el más beneficiado después del propio Alberto. Kenji se empoderaría. Por el lado de Keiko, el “nuevo fujimorismo”, aparecen Letona, Aramayo, Galarreta, Alcorta y compañía (Torres, Salazar, Salaverry), que ni siquiera conocen a Alberto y han llegado al partido por Keiko o por algún cercano al partido. Luz Salgado, estaría en el medio, dubitativa, tibia. El torpe juego político fujimorista, les ha jugado bastante en contra. El arresto domiciliario hubiera sido un primer paso importante. Pero bueno, Keiko está ávida de poder. Se olvida de que su padre ha sido el artífice de su éxito político. ¿Y si fuera Keiko López?

El enfrentamiento entre los hermanos Fujimori, se ha vuelto casi manifiesto, y cada uno va tomando partido, mientras PPK se escapa de la polémica, dejando una bomba interna dentro de la oposición. Bien jugado por el gobierno. Vieira, sin querer queriendo los ha puesto contra las cuerdas y la calle condena la posición que ha tomado Fuerza Popular. Keiko, con un mensaje medio raro habla de un “hábeas corpus para la libertad”, figura que ha causado las reacciones de distintos abogados y especialistas.

“Nadie es keiquista” dijo ayer la abogada y conductora Laura Bozzo. Dejando de lado la calidad moral de la querida y odiada “Señorita Laura”, la frase retumba en mi cabeza. Es verdad pues. ¿Alguien que votó por Keiko se opone a que Fujimori se vaya a su casa? No. Así de sencillo. Nadie es “keikista”, nadie. Solo Letona y los nuevos amigos de Keiko.

Keiko, si quiere tener un mínimo éxito en 2021, el cual veo bastante difícil, debe empezar a pegarse más a su padre que desprenderse de él, porque actualmente el voto duro del fujimorismo (que se debe a su padre) duda de ella y porque los adeptos que ganaría si intenta mostrar una cara nueva no le creen. No le creyeron el año pasado. No le creerán en 2021. Keiko siempre será Fujimori y nunca López. No puede desprenderse del apellido.

“El que es elegido príncipe con el favor popular debe conservar al pueblo como amigo.” Lee a Maquiavelo Keiko. Tu padre claramente lo leyó. Y tu gente te pide que hagas algo por él.

Luis Enrique Baca
Estudiante de Derecho en la Universidad de Lima. Apasionado por la política y el cambio. Amante del Perú.
Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...
To Top